El eterno dilema del músico

Vale. Ya está todo perfectamente conectado y afinado.

¿Y ahora qué toco?

Igual me voy un rato a ver al hombre ese que se va a tirar de como mil veces la torre de la iglesia de Cádiar.