Final emocionantísimo

Final emocionantísimo

Esta mañana he estado en Carrefour y he estado a punto de comprarle a mi hijo pequeño un coche teledirigido de Rayo McQueen.

Por suerte lo dejé pasar en vista de las colas kilométricas que había en las cajas.

Ahora me alegro porque acabamos de echar la carrera más igualada de la historia a base de brun brun y piiiiuiu en la alfombra. Al final hemos empatado como en las 400 vueltas Dinoco 😀