La verdad es que depués de haber viajado lo imprescindible, el aeropuerto de Granada tiene sabor a migas con chorizo, a lata de Alhambra con bocata de mortadela con aceitunas.

No me quiero ni imaginar lo que será el aeropuerto de Teruel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here