28.5 C
Granada
miércoles, 29 mayo 2024

Huelga de jueces y fiscales

EspañaHuelga de jueces y fiscales

Los jueces y fiscales  utilizan las asociaciones para pasarse por el arco del triunfo la prohibición que tienen estos gremios de pertenecer a sindicatos o partidos políticos, es decir, quienes son los garantes de que se aplique la ley son los primeros en utilizar mecanismos para perpetrar un evidente fraude de ley a la vista de todo el mundo y aquí no pasa nada. Con estos antecedentes, todo lo que te cuento a continuación es perfectamente creíble aunque suene al camarote de los hermanos Marx.

El primer problema de la Justicia española es que nadie da un palo al agua: los funcionarios judiciales se las han apañado para tener una semana laboral de veinte horas (menos una hora diaria para desayunar y hacer la compra) cuando no están de vacaciones, asuntos propios o de baja por enfermedad. Pueden hacer eso porque el supuesto “jefe” de cada juzgado es el secretario judicial (ahora pomposamente  llamado “Letrado de la Administración de Justicia”), que es un funcionario más y que tiene tan pocas ganas de trabajar como el resto: han puesto a la zorra a cuidar de las gallinas.

El segundo problema es que el procedimiento judicial sigue siendo absolutamente decimonónico y permite a los funcionarios encontrar resquicios en los que dejar muertos los procedimientos sine die esperando un informe, una notificación o una firma de algún otro funcionario con tan pocas ganas de trabajar como los de los Juzgados.

Hay otros problemas menores pero serían fáciles de solucionar y ninguno de ellos es el de las retribuciones. Los sueldos se corresponden perfectamente a las categorías profesionales y son muchísimo más altos (alrededor de un 50% más) que los que perciben trabajadores con desempeños similares en el sector privado. Verá usted a los funcionarios de justicia quejarse de los sueldos pero jamás sabrá de ninguno que cambie su chollo por un trabajo equivalente en una empresa.

El problema que ahora viene lo ha creado la inepta que ocupa el cargo de Ministro de Justicia concediendo una subida a los secretarios judiciales. Ahora iremos viendo cómo uno por uno todos los oficios de los juzgados se van declarando sucesivamente en huelga para conseguir unos cientos de euros más al mes (aunque todos digan que su huelga es para mejorar la Justicia, claro). Los juzgados y tribunales, como todos los mecanismos, son un engranaje que necesita que todas las piezas funcionan y basta con que se pongan en huelga los secretarios, los oficiales o los agentes para que todo deje de funcionar y se suspendan los juicios y una infinidad de trámites cada vez que uno de los grupos pregunta qué hay de lo mio.

¿Conseguirán las huelgas sus objetivos?

Sin duda: estamos en un año electoral y la subida de sueldo, que es en realidad de lo que estamos hablando, que se dejen de milongas, no la va a pagar de su bolsillo la ministro de Justicia sino que la vamos a pagar entre todos los contribuyentes (no digo aquí “ciudadanos” porque menos de un tercio de los españoles somos contribuyentes y el resto vive de las pagas y sueldos públicos) así que después de algún tira y afloja, les acabará subiendo el sueldo a los funcionarios.

Ya vendrán después otros partidos y tendrán que hacer recortes y escuchar al partido actualmente en el Gobierno acusarles de hacer “recortes al estado del bienestar”.

¿A los ciudadanos les afecta esta huelga?

En general todo el mundo sabe que la justicia en España es un cachondeo y que cualquier asuntillo de setecientos euros se puede ir a los dos o tres años de tramitación; si es algo más gordo y hay recursos, cinco o seis años. Por eso tres meses de huelga más o menos tampoco importan mucho.

Lo doloroso es que la Ministro de Justicia acabará cediendo con todos y cada uno de esos colectivos y subiéndole los sueldos con mi dinero y el dinero del que está leyendo este texto y al final entre todos pagamos su incompetencia porque estamos en año electoral y el Gobierno prefiere aumentar la deuda pública (eso que a nadie le importa) antes que tener a gente con pancartas gritando contra uno u otro partido.

¿Y todo ese caos judicial no tiene solución?

Por supuesto: hay que reformar el procedimiento para que muchas actuaciones sean automáticas y a los funcionarios judiciales y a sus auxiliares (peritos, policía judicial, etc) no les quede mas remedio que hacer ciertas actuaciones en plazos perentorios y sin posibilidad de aplazamiento so pena de perder su puesto de trabajo pero teniendo el nivel que tenemos en la clase política eso no es más que un sueño que no veremos en el tiempo que nos queda hasta que una inteligencia artificial (como la que ha hecho la imagen de la funcionaria dormida que ilustra este texto) deduzca que somos una plaga en el planeta y consiga eliminarnos de la faz de la Tierra.

Últimos posts

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario