14.5 C
Granada
sábado, 25 mayo 2024

Ouigo trolea al Ministro de Transportes

EspañaOuigo trolea al Ministro de Transportes

La llegada de Ouigo a España ha representado un verdadero quebradero de cabeza para el Ministerio de Transportes, encabezado por Óscar Puente, en una escena que bien podría compararse con un duelo al sol del Viejo Oeste. Mientras el ministro levanta acusaciones de competencia desleal y dumping de precios, Ouigo, la filial española de la empresa estatal francesa SNCF, responde con una mezcla de descuentos estratégicos y una defensa vehemente de su modelo de negocio.

El escenario es el siguiente: Ouigo inaugura su ruta Madrid-Segovia-Valladolid con una oferta promocional de 10.000 billetes a un euro, una maniobra audaz que parece desafiar directamente las críticas del ministro Puente. Estas críticas no son leves; acusan a la empresa de vender a pérdidas, sustentadas supuestamente por el capital público francés, lo cual, según Puente, perjudica a Renfe, la operadora pública española.

Sin embargo, Ouigo no solo se defiende de estas acusaciones sino que las niega categóricamente. Helene Valenzuela, directora general de Ouigo en España, y Federico Pareja, director comercial de la compañía, han sido tajantes al reiterar que no existe tal dumping ni subvenciones ocultas. Aseguran que su modelo de negocio, basado en altas tasas de ocupación y precios reducidos, es inherentemente rentable y que, de hecho, prevén alcanzar el equilibrio operacional una vez se complete la expansión planeada a Andalucía y otras regiones en 2024.

Este tira y afloja llega en un momento en que el transporte de alta velocidad en España se enfrenta a una fase de liberalización que promete remodelar el panorama del sector. La estrategia de Ouigo parece clara: democratizar el acceso al transporte ferroviario, replicando su modelo de bajo coste que ya ha tenido éxito en otras regiones de Europa. Valenzuela y Pareja enfatizan que su enfoque es una extensión de la política de liberalización europea, no una anomalía que debe ser combatida.

Mientras tanto, el ministerio parece estar en una posición complicada. La ausencia de Puente o de cualquier otro representante del Ministerio en la inauguración de la nueva ruta no ha pasado desapercibida. Este gesto podría interpretarse como una señal de desaprobación o, quizás, como un reconocimiento tácito de que la batalla pública contra Ouigo podría no estar ganándose en el terreno de la opinión pública, encantada con la posibilidad de viajar a toda velocidad a precios asequibles.

En un contexto más amplio, el caso Ouigo versus Puente ilustra una tensión creciente entre las políticas nacionales y la dinámica del mercado europeo. Mientras España sigue invirtiendo en su infraestructura de alta velocidad, la llegada de actores como Ouigo invita a plantear preguntas. ¿Es sostenible una Renfe dominada por los sindicatos en un mercado con competencia? ¿Debe el Estado limitar al mercado para proteger a las empresas menos eficientes?

En definitiva, la estrategia de Ouigo de ofrecer billetes a precios radicalmente bajos no solo es una táctica comercial agresiva sino también un desafío a las costumbres monopolísticas establecidas del transporte ferroviario en España, donde Renfe hacía y deshacía su antojo sin oposición ni competencia. A medida que la situación evoluciona, será fundamental observar cómo las autoridades reguladoras y el gobierno español responden a este desafío y cómo esto afectará a la liberalización del transporte ferroviario en el país y más allá de sus fronteras.

Últimos posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario