8.9 C
Granada
jueves, 22 febrero 2024

Oppo abandona Francia

MundoOppo abandona Francia

La compañía china de móviles Oppo está descubriendo lo difícil que es competir en el mercado europeo.

Por un lado resulta que esos supuestos clientes europeos bonachones y que están dispuestos a pagar un alto precio por los teléfonos móviles, después exigen una buena atención al cliente y servicios postventa prestados por empleados locales; no se trata solo de vender el teléfono, después hay que darle soporte y mantener contentos a los clientes.

Por el otro lado están las leyes europeas: de pronto las compañías chinas descubren que  aquí no se aplica la ley de la jungla y que copiar e infringir patentes suele tener un alto costo a medio y largo plazo. Los fabricantes chinos están acostumbrados a hacer lo que les viene en gana, copiarlo todo y que los tribunales chinos sigan las instrucciones del partido comunista chino (no olvidemos que China es una dictadura pura) y dejen hacer a las empresas para exportar a Occidente esos productos fabricados violando las normas sobre propiedad intelectual de los países receptores.

El año pasado Oppo abandonó Alemania en medio de una demanda de Nokia por infracción de patentes y este año es Francia el mercado que abandonan.

Tener que salir de Francia y de Alemania es un duro golpe para una marca que quiere establecerse en Europa. Por ahora se mantiene en los mercados de España, Italia, Irlanda y Holanda. Estos abandonos y el hecho de que algunos de los modelos recientes más potentes de la marca no hayan ni siquiera ha sido lanzados para los mercados europeos (posiblemente para cubrirse las espaldas por algún tema de infracción de patentes) abre ciertas dudas sobre la continuidad de esta marca china en España. No hay nada dicho por ahora pero pase lo que pase lo podrás leer aquí.

¿Cómo llegó Oppo hasta aquí?

Oppo fue fundada en Dongguan, China, por Tony Chen en 2001. En sus primeros años, la compañía se centró en la fabricación de reproductores de DVD y otros dispositivos electrónicos. Sin embargo, en 2008, Oppo dio un giro estratégico y decidió ingresar al mercado de los teléfonos inteligentes. Su compromiso con la innovación y la inversión en I+D permitió a Oppo desarrollar rápidamente tecnologías vanguardistas que la distinguieron de otros fabricantes de teléfonos.

En 2012, Oppo lanzó el Oppo Finder, uno de los teléfonos más delgados del mundo en ese momento, con solo 6.65 mm de grosor. Esta apuesta por el diseño y la búsqueda constante de la excelencia tecnológica generó una base de seguidores fieles en su mercado local.

Oppo se centró inicialmente en el mercado asiático y, con una estrategia agresiva de marketing y distribución, logró un éxito significativo en países como India e Indonesia. Su enfoque en ofrecer dispositivos con cámaras de alta calidad, funciones innovadoras y precios competitivos atrajo a consumidores ávidos de nuevas tecnologías.

En poco tiempo, Oppo se convirtió en una de las marcas más populares en el mercado asiático, compitiendo con gigantes como Samsung y Xiaomi. Su éxito continuó creciendo con el lanzamiento de la serie Oppo F y Oppo R, que recibieron elogios por su rendimiento y diseño.

Uno de los factores clave detrás del éxito de Oppo en Europa fue su enfoque en la fotografía y la conectividad. La compañía equipó sus teléfonos con cámaras de alta resolución, tecnología de estabilización avanzada y capacidades de inteligencia artificial para mejorar la experiencia fotográfica de los usuarios.

Además, Oppo apostó por el desarrollo de la tecnología 5G, lo que le permitió lanzar al mercado dispositivos preparados para esta nueva generación de conectividad. Esta estrategia fue bien recibida por los consumidores europeos que buscaban estar a la vanguardia de la tecnología móvil.

Oppo no solo se concentró en la venta de teléfonos inteligentes, sino que también diversificó su cartera de productos con el lanzamiento de accesorios inteligentes y dispositivos IoT (Internet de las cosas). Además, estableció alianzas con marcas de renombre y compañías de tecnología para mejorar su ecosistema y ofrecer una experiencia más completa a sus clientes.

Desembarco en Europa

Con una base de clientes leales en Asia, Oppo decidió expandir sus horizontes hacia el mercado europeo en 2018. Europa presentaba un desafío significativo debido a la fuerte competencia y la preferencia por marcas establecidas. Sin embargo, Oppo no escatimó esfuerzos (gastos) y comenzó a establecer una presencia sólida en el continente.

Para ganar la confianza de los consumidores europeos, Oppo se centró en la adaptación a las preferencias locales y en la colaboración con operadores de telecomunicaciones para distribuir sus dispositivos. Además, invirtió en campañas de marketing creativas y patrocinó eventos y equipos deportivos populares para aumentar su visibilidad (gastos, gastos y más gastos).

Con el tiempo, Oppo continuó expandiéndose en Europa y abriendo tiendas físicas (más gastos) en diferentes países para brindar un servicio al cliente más cercano y personalizado. Esta cercanía con el público europeo ha sido fundamental para ganar la confianza de los consumidores y mantener una sólida base de seguidores en el continente.

Ahora parece estar claro qué vender teléfonos muy baratos con escaso margen no se puede mantener si es necesario hacer cuantiosas inversiones para sostener la marca.

¿Tú crees que durará mucho en España?

¿Cuál es el verdadero problema de fondo?

En la última década, las marcas chinas de electrónica y telefonía han experimentado un crecimiento exponencial en el mercado global, estableciéndose como competidores formidables frente a las marcas occidentales. Sin embargo, esta expansión no ha estado exenta de controversias, ya que se ha acusado repetidamente a algunas empresas chinas de violar la propiedad intelectual y las patentes occidentales.

En los últimos años, empresas chinas como Huawei, Xiaomi, Oppo y OnePlus han logrado un éxito impresionante en la industria de electrónica y telefonía. Sus dispositivos innovadores, precios competitivos y una estrategia agresiva de marketing les han permitido ganar una base de seguidores leales en el mercado global. Sin embargo, detrás de este aparente éxito, surgen preocupaciones en torno a la ética comercial y el respeto a la propiedad intelectual.

Una de las principales críticas hacia algunas marcas chinas es su historial de violaciones de propiedad intelectual y patentes occidentales. Se han presentado numerosas denuncias y demandas contra empresas chinas por el presunto uso no autorizado de tecnologías patentadas de empresas extranjeras.

Estas acusaciones van desde la copia de diseños y características de productos hasta la utilización de tecnologías patentadas sin el debido permiso. Algunos críticos argumentan que estas prácticas representan una falta de respeto hacia la innovación y un claro intento de robar el conocimiento tecnológico de otras naciones sin asumir las consecuencias legales.

La violación de propiedad intelectual y patentes por parte de marcas chinas ha llevado a disputas legales prolongadas y costosas. Empresas occidentales han presentado demandas contra estas compañías en tribunales internacionales, buscando proteger sus derechos de propiedad intelectual y recuperar las pérdidas económicas sufridas.

A pesar de algunos fallos judiciales favorables a las empresas occidentales, en muchos casos las marcas chinas han continuado operando en el mercado global sin consecuencias significativas. Esto ha generado una sensación de impunidad que refuerza las críticas hacia la ineficacia de los mecanismos de protección de propiedad intelectual en China y otros países donde estas marcas tienen una fuerte presencia.

Desafíos para la industria occidental

La expansión de las marcas chinas ha planteado desafíos para la industria occidental de electrónica y telefonía. La competencia desigual generada por las supuestas violaciones de propiedad intelectual ha afectado la capacidad de empresas occidentales para mantener su ventaja competitiva y seguir invirtiendo en investigación y desarrollo.

Algunos críticos argumentan que la falta de una acción decisiva por parte de las autoridades internacionales y la falta de sanciones más severas han permitido que estas prácticas continúen sin control, lo que amenaza la sostenibilidad de la industria occidental a largo plazo.

Ante estos desafíos, es esencial adoptar un enfoque global para abordar las violaciones de propiedad intelectual y patentes. Se necesita una mayor cooperación entre gobiernos y organismos internacionales para establecer estándares y mecanismos de protección más sólidos y eficientes.

Asimismo, las empresas occidentales deben reforzar su enfoque en la innovación y el desarrollo tecnológico para mantenerse competitivas en el mercado global. En lugar de centrarse únicamente en disputas legales, es fundamental invertir en nuevas ideas y tecnologías que puedan marcar la diferencia en la industria.

Últimos posts

4 COMENTARIOS

  1. Cuando te compras un teléfono chino de estos ya sabes que a la primera avería es posible que lo tengas que tirar a la basura y comprarte otro.
    Qué lejos quedan aquellos días en los que te comprabas un frigorífico Corberó y podías ir al servicio técnico (al menos había uno en cada provincia y varios si había pueblos muy grandes) a comprar el tirador de la puerta 10 años después de estrenarlo.

    • De esos servicios técnicos ya quedan muy pocas marcas que los mantengan.

      Otro problema es que los chinos han empezado a vender coches en España ¡y tampoco tienen concesionarios!
      Verás tú qué risas dentro de unos años cuando esos coches se empiecen a averiar y una china te responda por email que mejol tilal y complal otlo, coche mu balato.

  2. Es que es muy fácil vender teléfonos por Aliexpress y luego desentenderse pero cuando se quiere dar un servicio postventa de calidad hay que abrir tiendas, hay que concertarse con talleres, hay que pagar salarios europeos con impuestos europeos y todo eso ya no tiene tanta gracia.

    Para las empresas chinas introducirse realmente en Europa o en Estados Unidos es un calvario porque no están acostumbradas a todas esas cosas de los impuestos, las reclamaciones, los servicios técnicos y todas esas cosas a las que los europeos estamos tan mal acostumbrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario