10.9 C
Granada
jueves, 20 junio 2024

Zelenski de visita en España

MundoZelenski de visita en España

El presidente ucraniano está de visita en España para agradecernos las entregas de material militar y, ya de paso, recordarnos que estamos haciendo lo mínimo y qué tal vez podríamos esforzarnos un poquito más.

El hecho es que la situación militar en Ucrania se ha estancado y ahora mismo la iniciativa pertenece a los rusos porque la ayuda occidental a Ucrania se ha ralentizado. Vladimir Putin, en cambio sigue aumentando el esfuerzo de guerra a ruso y eso ha tenido dos consecuencias que se han reflejado directamente en el campo de batalla.

La primera es que Rusia se ha mantenido fiel a su tradición y está mandando hordas de soldados débilmente armados y con un pésimo entrenamiento contra las posiciones enemigas. Para cualquier país occidental las pérdidas del Ejército ruso, una décima parte de esas pérdidas, serían un escándalo monumental pero en la mente de sus generales los soldados son una materia prima barata que se puede utilizar hasta que el enemigo se rinda por falta de balas para matar a la infantería rusa.

La segunda es que la industria militar rusa se ha adaptado a las difíciles circunstancias en las que se ve envuelta precisamente por esta guerra y está produciendo en masa todo aquello que es capaz de producir. Recuperar blindados de los años 60 no es algo que tenga una incidencia inmediata en un campo de batalla moderno pero si sí que hay otro arma qué está teniendo una influencia más que notable y son las bombas planeadoras. Estas no son más que bombas convencionales a las que se les instala un kit de plástico con un par de alas y una guía por GPS. Pese a su simplicidad, su efecto en el campo de batalla es demoledor porque pueden ser lanzadas desde una distancia considerable, de hasta 40 o 50 km, y su poder destructivo es enorme. Para entender su eficacia, basta con saber que un proyectil de artillería de 155 mm tiene una carga explosiva de unos 50 kg como máximo y el tamaño estándar de estas bombas planeadoras oscila entre los 250 y los 500 kg, de los cuales el 90% es carga explosiva. Una bomba de 500 kg destruye absolutamente cualquier posición en el campo de batalla por muy fortificada o atrincherada que esté.

En este contexto se entiende mejor la visita de Zelenski a España porque somos uno de los pocos países que tienen baterías de misiles Patriot, que son perfectas para destruir los aviones rusos que lanzan las bombas planeadoras. Su alcance es de máximo es de 250 km y eso permite instalar una batería en la retaguardia y evitar que se acerquen aviones enemigos a bombardear las posiciones propias.

En cuanto al resto de material que podamos entregar, Zelenski sabe que la aportación española está siendo escasa (o directamente a rácana) pero eso responde a la desastrosa situación de nuestras Fuerzas Armadas, que tras década y media de recortes están bajo mínimos en su equipamiento y en sus existencias. Los polvorines del Ejército español están llenos de telarañas y de munición anticuada y ahora mismo no servirían para abastecer a nuestras propias Fuerzas Armadas para una guerra de alta intensidad más allá de una semana.

Pese a todo, la situación de Ucrania, sin ser desesperada, ahora mismo no es fácil porque el conflicto ha desaparecido de las primeras páginas de los periódicos y ha sido reemplazado por la situación en Israel y Zelenski necesita devolver visibilidad a la invasión rusa de su país, incluso en países tan alejados del conflicto como España y cuyos gobernantes han mostrado un interés tan tibio en apoyar al pueblo ucraniano.

Esta visita, que tiene lugar hoy lunes 27 de mayo, se produce tras un aplazamiento anterior debido al recrudecimiento de la ofensiva rusa sobre Jarkov. El itinerario de la visita de Zelenski incluye reuniones con las más altas autoridades españolas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibirá a Zelenski en el Palacio de la Moncloa a las 12.00 horas. Esta reunión será seguida por una rueda de prensa conjunta, donde ambos líderes destacarán la fortaleza de las relaciones bilaterales y la determinación de España de apoyar a Ucrania “el tiempo que sea necesario”.

Uno de los puntos más relevantes de la visita es la firma de un acuerdo bilateral de seguridad. Este acuerdo, en línea con los suscritos por Ucrania con otros países de la UE y la OTAN, tiene como objetivo sistematizar y proyectar en el tiempo la ayuda que España ha venido prestando a Ucrania desde el inicio de la invasión rusa en 2022. España ha realizado más de 60 exportaciones de material militar a Ucrania, incluyendo equipos de visión nocturna, vestuario de protección, aeronaves no tripuladas y misiles, entre otros.

Posteriormente, a las 14.00 horas, el Rey Felipe VI recibirá a Zelenski en el Palacio Real de Madrid. Este encuentro no solo simboliza la relevancia política del apoyo español, sino también la dimensión diplomática y ceremonial de las relaciones entre ambos países. A las 14.45 horas, se celebrará un almuerzo en honor al presidente ucraniano, durante el cual el Rey pronunciará unas palabras, como es habitual en estos casos, subrayando la importancia de la solidaridad y el apoyo mutuo en tiempos de crisis.

Es notable que ni Moncloa ni Zarzuela hayan confirmado la llegada de Zelenski hasta el último momento, una medida tomada por razones de seguridad debido a la naturaleza delicada de los desplazamientos del presidente ucraniano. Este protocolo de máxima cautela se ha observado en todas sus visitas al extranjero, subrayando los riesgos y la precaución necesarios en tiempos de guerra porque lo que para nosotros son noticias lejanas, para ellos es una guerra, con toda la muerte y destrucción que eso significa.

Últimos posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario