28.5 C
Granada
miércoles, 29 mayo 2024

La Guardia Civil registra el Comité de Árbitros

DeportesLa Guardia Civil registra el Comité de Árbitros

A instancias de Joaquín Aguirre, titular del Juzgado de Instrucción número uno de Barcelona, la Guardia Civil ha entrado a registrar la sede de la Real Federación Española de Fútbol, donde tiene sus oficinas el Comité Técnico de Árbitros que ahora preside Luis Medina Cantalejo. No es difícil imaginar que estas actuaciones están relacionadas con las posibles pruebas y documentos existentes sobre el caso Negreira. Lo más posible es que estén buscando actas arbitrales y documentos sobre los ascensos y descensos de los colegiados, incluyendo las calificaciones que redactaban los informadores de la RFEF y que eran básicas para evaluar el rendimiento de los árbitros a lo largo de la temporada.

Los guardias civiles han llegado con furgonetas y varias cajas con el propósito de incautar toda la documentación posible y, como suele ser habitual, han procedido con rapidez para que los trabajadores de la Federación y del Comité Técnico de Árbitros no tuviesen tiempo de reaccionar.

En este procedimiento ya existe la sospecha de que en el Comité Técnico de Árbitros había una corrupción sistemática en la que quien movía los hilos era José María Enríquez Negreira. Consta en el procedimiento que “se presume por pura lógica que el Fútbol Club Barcelona no pagaría al vicepresidente Negreira en torno a siete millones de euros desde el año 2001 si no le beneficiara, pero no por la bondad de los informes en sí mismos, sino por la condición de Negreira como miembro de la terna de vicepresidentes del CTA, cuya función no era simplemente representativa, como ha indicado el señor Medina Cantalejo, actual presidente del CTA, sino que ejercía funciones de relevancias significativas en la calificación y designación de los árbitros”.

Me imagino que no hace falta recordar que todo esto viene a raíz de la investigación de los pagos del Barcelona a Negreira por importe de más de siete millones de euros mientras fue vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros. La fiscalía afirma que el Barcelona pagó a Negreira para que realizase “actuaciones tendentes a favorecer al Fútbol Club Barcelona en la toma de decisiones de los árbitros en los partidos que disputase el club y así en los resultados de las competiciones”.

Incluso dentro del Comité Técnico de Árbitros siempre había habido la sospecha de que los ascensos y descensos de árbitros e incluso algunas designaciones estaban inspirados por alguna extraña influencia y posiblemente esa mano negra era José María Enríquez Negreira. Desde su posición como vicepresidente tenía acceso a todos los informes y podía manipularlos o aumentar o reducir la influencia de los positivos o negativos a su antojo. Así conseguía influir en el ascenso de los que ajustasen su arbitraje a sus indicaciones o podía designarlos para mejores partidos.

Todo el asunto es de los informes y los ascensos de los árbitros ya era de por sí bastante turbio. Sobre todo en lo relativo al filtro por el que Negreira se aseguraba colegiados afines, que era el ascenso de segunda b al selecto grupo de árbitros de primera y segunda división. El sistema funciona de modo que para ascender hay que hacer un curso y además en cada partido existe un delegado informador de la Real Federación Española de Fútbol que debe informar y calificar la actuación del árbitro y con estos informes se decide una puntuación al final de temporada. Sin embargo Negreira mezclaba las notas del curso de ascenso con las clasificaciones finales y todo el mundo sospecha que incluso pudo manipular los resultados finales para que subiesen a segunda división árbitros afines.

Como se ve, todo muy turbio y se le pueden dar todas las vueltas que se quieran para saber si los informes estaban manipulados o no o si en uno u otro partido tal o cual árbitro benefició a tal o cual equipo pero lo que está clarísimo es que desde el instante en que aparecen las facturas con los pagos del Barcelona a los árbitros debería considerarse un soborno y actuar inmediatamente en consecuencia: Negreira y los directivos del Barcelona que ordenaron esos pagos deberían ingresar en prisión y el Barcelona debería haber sido descendido por tramposo conforme establece los reglamentos del del fútbol.

Sin embargo, aunque todo este procedimiento penal parezca mucho más serio que lo que ha habido hasta ahora en relación con este tema, yo tengo poca esperanza en que vaya a servir para algo porque aunque el Barcelona, que es mes que un club, se viera en peligro no faltaría quien concediese un indulto, una amnistía o lo que hiciese falta para salvarlo, que ya sabemos en manos de quién estamos.

Últimos posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario