16.7 C
Granada
domingo, 21 abril 2024

España ha caído

EspañaEspaña ha caído

Los votos de funcionarios, pensionistas y paguitas ya suman más que los de la España que madruga

En las democracias liberales occidentales los votantes tienen en cuenta dos factores a la hora de decidir: qué es mejor para el país a largo plazo y qué es mejor para mi propio bolsillo a corto plazo. En ese caldo de cultivo sólo hace falta un partido populista que suba los sueldos y rebaje la jornada de los funcionarios, que suba las pensiones y que dé más y más paguitas por no trabajar.

El resultado de estas elecciones muestra que España ya ha cruzado el punto de no retorno y a partir de ahora sólo puede ir a peor.

Los votantes cuyos ingresos no dependen de su esfuerzo sino de lo que diga el político de turno tienen clarísimo que tienen que votar a partidos populistas como PSOE o Sumar porque les garantizan menos trabajo y más ingresos; a esos votantes les da igual que todos esos privilegios se financien con deuda pública ya que la mayoría de ellos no entienden, porque no tienen una mínima cultura financiera, que el déficit continuado lleva a la quiebra de las cuentas públicas. A todos ellos les da igual que se pacte con terroristas, con partidos que quieren romper España, que se mienta constantemente (o se “cambie de opinión”), que se tomen medidas económicamente absurdas o los delirios trans de algunos ministros. Todo da igual con tal de que me suban el sueldo, la pensión o la paguita.

Esos votantes ya son mayoría en España y dentro de cuatro años serán todavía más porque el Gobierno va a usar el poder para aumentar su masa de votantes haciendo exactamente eso: dar más pagas, subir las pensiones aunque no haya dinero o darle a los funcionarios más días de “teletrabajo”. En los próximos años veremos cómo se protege cada vez mejor a los okupas (y la gente dejará de alquilar viviendas); aparecerán nuevas pagas por los motivos más insospechados; se castigará a todo el que cree empleo porque “los ricos” tienen que pagarlo todo; se rebajará la exigencia académica (¡todavía más!) para pasar cursos y obtener títulos; etc.

Como cada vez habrá más gente que preferirá vivir con una paga de miseria que vivir en la miseria trabajando como autónomo, se irán cerrando negocios poco a poco; las empresas extranjeras irán eligiendo otros países donde no las llamen malvadas explotadoras; las empresas españolas grandes se irán yendo a Luxemburgo… todo irá pasando con cuentagotas pero cada vez seremos mas pobres. Lo único que tenemos garantizado para los próximos cuatro años es un desorbitado déficit público y, en consecuencia, una creciente inflación que nos irá haciendo cada vez más pobres, con una deuda que ni nuestros hijos ni los hijos de nuestros hijos podrán pagar.

Esta es la situación hacia la que vamos y es la misma que viven en Argentina desde hace varias décadas: así les va y así nos veremos los españoles dentro de un par de décadas. Y si alguien es tan ingenuo como para pensar que nos va a salvar la Constitución o la Unión Europea, solo recordar que la Ley de Violencia de Género se pasa por el arco del triunfo la igualdad de todos los españoles del artículo 14 de la Constitución y está vigente o que el inmenso déficit de casi cuatrocientos mil millones de euros que Sánchez ha añadido durante su anterior mandato ha sido financiado por el Banco Central Europeo, el banco de la Unión Europea.

Hoy lunes, viendo los resultados electorales, es un día amargo para España porque hemos cruzado el Rubicón y el futuro está lleno de nubes negras.

Sálvese quien pueda.

Últimos posts

Artículo anterior
Artículo siguiente

2 COMENTARIOS

    • Yo lo veo muy negro, David.
      Una vez que se entra en esa cuesta abajo es muy difícil salir.

      Argentina ya es un caso perdido porque la inmensa mayoría de la población ya solo escucha a los que prometen subidas de pensiones y restricciones al comercio exterior para que no les roben su “inmensa riqueza”. Votad peronismo, les decían “que Argentina no es Venezuela”.

      Todavía más grave es lo de Venezuela (acuérdate de aquellos que decía, cuando Chávez, “Venezuela no es Cuba”) que ha visto como los siete millones de habitantes productivos del país han emigrado y ya sólo quedan allí empleados públicos y pensionistas aunque, claro, como ya no hay sector privado al que expropiar nada, se están muriendo de hambre irremisiblemente.

      Yo lo veo muy negro: ¿quién va a abrir un negocio para ganar 1500 euros limpios matándose a trabajar si a una pareja con dos hijos les dan 1.340 euros por tocarse las narices? ¿quién va a alquilar un piso si los inquiocupas tienen garantizado año y medio de vivienda gratis solo con declarar que son vulnerables?

      Lo normal es que todo el mundo quiera ser funcionario o cobrar una paga hasta que llegue la hora de la jubilación a los 62 años y tirarse otros 25 años de pensionista.
      ¿Y eso quién lo paga?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario