11.1 C
Granada
jueves, 22 febrero 2024

La puesta al día de las fuerzas armadas

EspañaLa puesta al día de las fuerzas armadas

Para entender la importancia de unas Fuerzas Armadas potentes con capacidad de disuadir cualquier ataque contra España basta con responder a esta pregunta: ¿a alguien le cabe la menor duda de que si Marruecos tuviese una superioridad militar aplastante sobre España invadiría Ceuta y Melilla o Canarias en un instante?

Durante la última década, las Fuerzas Armadas españolas han enfrentado un importante desafío: la necesidad de mantener su capacidad operativa con presupuestos menguantes. A lo largo de los años, se ha observado un déficit estructural en términos de equipamiento y tecnología, que ha significado la pérdida de algunas capacidades (la lucha aérea antisubmarina, por ejemplo) y la reducción de la operatividad de las unidades.

Quienes conocemos el estado real de las Fuerzas Armadas sabemos que detrás de la propaganda oficial hay una realidad desoladora en la que la mayoría de los aviones no están listos para volar, los barcos pasan más días en puerto que navegando y las unidades terrestres tienen las plantillas al 40% y los vehículos guardados bajo siete llaves para que no se gasten. La pérdida de operatividad afecta además al entrenamiento de las unidades, a que no tiene combustible ni municiones para practicar por que los stocks de armamento están bajo mínimos; en una guerra convencional las Fuerzas Armadas españolas solo tendrían munición para una semana o dos como mucho.

Todo esto ha llevado al Gobierno a aprobar una inversión significativa de más de 6.250 millones de euros para empezar a abordar esta problemática. En este artículo, exploraremos este déficit estructural, algunas de las áreas en las que se requiere inversión y cómo esta inversión es esencial para restaurar la operatividad perdida durante la última década.

Reemplazo de los F-18 de los noventa

Uno de los aspectos más destacados de esta inversión es la modernización de la flota de cazas. El Gobierno español ha destinado más de 4.500 millones de euros para adquirir 25 nuevas unidades de la versión más moderna de los Eurofighter Typhoon, conocido como el Programa Halcón II. Estos nuevos cazas se utilizarán para reemplazar a los cazas F-18 que han estado en servicio en la Península y Canarias durante años. La sustitución de estos cazas es esencial para mantener la capacidad defensiva del país y garantizar la seguridad en el espacio aéreo nacional.

Modernización del armamento terrestre

Además de la modernización de la flota de cazas, es crucial abordar la modernización del armamento terrestre. Uno de los programas destacados es el del SILAM, un sistema de lanzacohetes de alta movilidad destinado al Ejército de Tierra. Este proyecto tiene como objetivo crear un sistema similar al Himars estadounidense pero con intervención de la industria española, que ha demostrado ser tremendamente efectivo en Ucrania. La inversión de 714 millones de euros en este programa es esencial para fortalecer la capacidad de respuesta del Ejército de Tierra.

Otro programa relevante es la compra de misiles contra carro Spike II. Aunque se adquirieron inicialmente en Israel, se busca ahora la producción local en España. Esto no solo promovería la industria de defensa nacional sino que también garantizaría un suministro constante de estos sistemas esenciales.

La modernización de los sistemas antiaéreos es otra área crucial que requiere atención. El Ministerio de Defensa ha asignado 673,4 millones de euros para actualizar los sistemas NASAMS, un sistema de misiles antiaéreos de alta movilidad y proyectable. Estos sistemas son esenciales para la defensa antiaérea y han sido desplegados en el exterior para hacer frente a amenazas crecientes, como la rusa en las repúblicas bálticas. La falta de modernización en estos sistemas podría poner en peligro la seguridad de las tropas españolas desplegadas en el extranjero.

Barcos al límite de su vida útil

Las futuras fragatas F110 de la Armada española también están en el centro de la modernización. Se han reprogramado dos programas tecnológicos asociados a estas fragatas, incluido el desarrollo de un sensor IRST integrable en el mástil de la fragata y la integración de sensores en el mástil y Scomba F-100. Estos avances tecnológicos son esenciales para garantizar que la Armada cuente con buques modernos y altamente funcionales en su flota.

Además de los programas mencionados, el Gobierno ha aprobado contratos para la adquisición de aviones de patrulla marítima, sistemas de combate aéreo y buques multipropósito. Estas inversiones son fundamentales para mejorar la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas españolas y garantizar su eficacia en una variedad de escenarios y misiones.

El déficit estructural que ha afectado a las Fuerzas Armadas españolas en la última década es un desafío que requiere una respuesta sólida. La inversión de más de 6.250 millones de euros en modernización y equipamiento es un sólo un paso hacia la restauración de la operatividad perdida. Garantizar que las Fuerzas Armadas estén bien equipadas y preparadas es fundamental para la seguridad nacional y la capacidad de respuesta en situaciones de conflicto.

Últimos posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario