28.5 C
Granada
miércoles, 29 mayo 2024

¿Pero quién nos está gobernando?

España¿Pero quién nos está gobernando?

Los partidos de izquierda españoles y sus terminales mediáticas andan revueltos porque han escuchado algo sobre Grecia y han entendido que el gobierno conservador del primer ministro Kiriacos Mitsotakis acaba de hacer una reforma a laboral que impone una jornada laboral de trece horas a los trabajadores griegos. Por supuesto, están desatados hablando de la ola de esclavismo que propone la derecha y avisan de que en caso de triunfar la coalición fascista de ultraderecha en España se nos impondría a todos una jornada laboral de 13 horas o mayor todavía y que por eso hay que votar a los partidos de izquierda.

Peor todavía es que quien ha salido a criticar esa medida desde un púlpito más alto es la ministro española de trabajo, a quien se le supone que debería tener una mínima idea de la legislación laboral de nuestro país. En realidad todos sabemos que la Yoli es una inútil que se limita a juntar palabras cuquis para que la voten mono neuronales que solo valoran las cosas chulísimas que este talento de la nueva política española les cuenta entre sesión y sesión de peluquería.

¿Pero que es exactamente lo que pasa?

Pues lo que pasa es que la regulación griega establece que la máxima jornada laboral que se puede tener en un trabajo es de ocho horas pero si se está pluriempleado y se tienen dos trabajos la jornada máxima queda limitada a 13 horas, o sea, una jornada semanal máxima de 78 horas.

En España la jornada máxima para cada trabajo está también establecida en ocho horas o cuarenta horas semanales pero si se está pluriempleado no existe límite, o sea que se pueden tener tres contratos de trabajo y veinticuatro horas de jornada laboral diaria pero nuestra ministro de trabajo demuestra que no tiene idea de derecho laboral.

De hecho, es de sobra conocido que en la Sanidad Pública (donde el Gobierno sí que podría meter mano y no en Grecia) es perfectamente legal hacer guardias de veinticuatro horas y es bastante normal que te atienda un médico con ojeras y mal afeitado o que te ponga una inyección una enfermera que no ha dormido desde anteayer. Y eso en lo legal porque todo el mundo sabe que en los servicios públicos que funcionan con turnos, los empleados públicos juntan todos los días de la semana de un tirón en dos días y así tienen dos días de trabajo y cinco de descanso aunque, en realidad, luego resulta que se pasan la mitad de esas guardias durmiendo. Ahora bien, es mucho más fácil criticar a nueva Democracia, el partido de la derecha griega, que ponerse a trabajar y arreglar la sanidad pública, que eso ya lo hará Ayuso cuando gobierne.

A estas alturas que la Yoli es una absoluta inepta no debería ser una sorpresa para nadie excepto para su legión de fans y todos aquellos que ahora saldrán en su defensa y me llamarán facha machista por menospreciar sus grandes dotes intelectuales y por haber insinuado que dedica más tiempo a la peluquería que a estudiar derecho.

Y si fuera sólo en el Ministerio de Trabajo todavía podríamos pensar que existe alguna esperanza pero es que nuestra ministro de igualdad anda por el mismo nivel; la ministro de derechos sociales y agenda 2030, Ione Belarra no va mucho más allá; el ministro de consumo, Alberto Garzón, es más de lo mismo y así hasta completar el gabinete que acaba con ese modelo de honradez y hombre de palabra que es Pedro Sánchez.

¿Pero en manos de quienes estamos?

Últimos posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario