12.6 C
Granada
jueves, 20 junio 2024

Tengo miedo a Pedro Sánchez

EspañaTengo miedo a Pedro Sánchez

Mientras media España se ríe con los memes que circulan por whatsapp sobre si Pedro Sánchez dimitirá o no dimitirá este lunes, yo estoy seguro de que en La Moncloa también se están partiendo de la risa pero con la diferencia de que allí se ríen de la ingenuidad de los españoles.

Por supuesto que el equipo más cercano a Pedro Sánchez sabe perfectamente que no va a haber ninguna dimisión y son conscientes de la estrategia que ha utilizado Pedro Sánchez en cuanto se ha visto acorralado. Ante la evidencia de que su mujer ha estado implicada en un caso clarísimo de tráfico de influencias no le ha quedado más remedio que acudir al factor sentimental para recabar apoyos. Si Pedro Sánchez tuviera la certeza de que su mujer es absolutamente inocente y no la pueden acusar de nada, simplemente se hubiese limitado a dejar correr las denuncias y a esperar su sobreseimiento o la libre absolución al final del procedimiento pero cuando ha optado este camino, ha dejado bien claro qué sabe que estos juicios van a acabar con la condena de Begoña Gómez si siguen adelante.

Yo ya sé que Pedro Sánchez no va a dimitir este lunes y aparecerá en todos los medios para lanzar un discurso en el que afirmará que se ha sentido muy apoyado y muy querido por todos y que ahora siente una vocación casi mesiánica para continuar con su labor de transformar el país. Es lo mismo que ya hizo Chávez en Venezuela y el Socialismo del siglo XXI vuelve a utilizar el mismo esquema en España.

En qué va a consistir el plan de Sánchez

A Pedro Sánchez le han estorbado en su camino la prensa libre y los tribunales. Hasta ahora ha demostrado que es un enemigo implacable de sus enemigos y que le da absolutamente igual todo para destruir a quienes se ponen en su camino. La agricultura española o los camioneros españoles ya han sido víctimas de las decisiones de Pedro Sánchez por haberle señalado como culpable de la destrucción de esos sectores.

En cuanto a los tribunales, el camino a seguir es bastante fácil de entender: lo primero que va a hacer es reformar la Ley Orgánica del Consejo General del Poder Judicial para asegurarse de qué los miembros del Consejo sean elegidos por el Congreso de los Diputados dónde el PSOE y sus socios tienen mayoría absoluta. Esto evidentemente es absolutamente inconstant funcional porque la Constitución Española, en su artículo 122.3 establece clarísimamente que:

3. El Consejo General del Poder Judicial estará integrado por el Presidente del Tribunal Supremo, que lo presidirá, y por veinte miembros nombrados por el Rey por un período de cinco años. De éstos, doce entre Jueces y Magistrados de todas las categorías judiciales, en los términos que establezca la ley orgánica; cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados, y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y con más de quince años de ejercicio en su profesión.

Hay que hacer notar que aunque la Constitución es así de clara, desde el año 1985, se reformó la Ley Orgánica del Poder Judicial a instancias del PSOE y lo referente al nombramiento de los miembros del Consejo quedó así:

Artículo 567.
1. Los veinte Vocales del Consejo General del Poder Judicial serán designados por las Cortes Generales del modo establecido en la Constitución y en la presente Ley Orgánica.
2. Cada una de las Cámaras elegirá, por mayoría de tres quintos de sus miembros, a diez Vocales, cuatro entre juristas de reconocida competencia con más de quince años de ejercicio en su profesión y seis correspondientes al turno judicial, conforme a lo previsto en el Capítulo II del presente Título.

Como se puede apreciar, esta ley es abiertamente inconstitucional y el Partido Popular la recurrió pero con una sentencia farragosa y que contradice el espíritu de la Constitución, el Tribunal Constitucional dio por válido el nuevo texto. Como es habitual en estos casos, cuando el PP tuvo mayoría absoluta unos años después, no hizo nada para cambiarla. (¿De qué me suena eso?)

La situación actual es todavía peor: Pedro Sánchez tiene carta blanca para cometer cualquier inconstitucionalidad porque su lacayo Cándido Conde-Pumpido la convalidará, tal y como piensa hacer con la obviamente inconstitucional Ley de Amnistía que Sánchez ha pactado con Puigdemont.

Una vez que controle el poder judicial, simplemente irá sustituyendo en todos los órganos judiciales a los magistrados independientes por otros que sigan su dictado, de modo que cualquier barrabasada acabará siendo refrendada por los tribunales. Por supuesto, ej juez de Madrid que ha abierto diligencias previas contra Begoña Gómez sabe que ha hecho un último servicio a España y que su carrera profesional está acabada; lo expedientarán por cualquier motivo y el Tribunal Constitucional dirá que la sanción es correcta.

Y aquí es donde entra la libertad de prensa: si cualquier carguillo del PSOE considera que este artículo es una ofensa contra España (es lo que dirán de todos los que estamos en la fachosfera) y decide que es una manifestación no comunicada en una instalación de uso público, como es Internet, puede apoyarse en este artículo 35.1 de la vigente Le Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana:

Son infracciones muy graves
1. Las reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas en infraestructuras o instalaciones en las que se prestan servicios básicos para la comunidad o en sus inmediaciones, así como la intrusión en los recintos de éstas, incluido su sobrevuelo, cuando, en cualquiera de estos supuestos, se haya generado un riesgo para la vida o la integridad física de las personas

Obviamente, cualquier juez independiente echaría para atrás esa denuncia (esto no es una manifestación con gente en la calle, que es a lo que se refiere la Ley) y jamás tendría que pagar los hasta seiscientos mil euros que se me podrían imponer de multa pero ¿y si el juez es un amiguito de Conde-Pumpido? Simplemente argumentarían que es una manifestación escrita en una infraestructura que presta un servicio básico a la comunidad (Internet) y me arruinarían para el resto de mis días, me embargarían casa, coche y todo lo que tenga a mi nombre y quedaría insolvente para siempre, lo que equivale a mi muerte civil.

¿Te parece imposible?

Es exactamente lo que ha ocurrido en Venezuela ¿o te piensas que los ocho millones de venezolanos que han salido del país con lo puesto se han ido a hacer turismo?

¿Te crees que tu negocio o tu piso en la costa está a salvo del ¡Exprópiese!? Eso pensaban los pobres venezolanos en 1998. Pregúntale qué piensa de Pedro Sánchez a alguien que tiene su piso con inquiokupas y no puede demostrar que no son vulnerables porque la Administración no le expide los documentos necesarios, simplemente le han incautado su vivienda y a ti te harán lo mismo. Ya te tocará y se te quitará la risa de golpe.

¿Te crees que siendo funcionario estás a salvo de todo eso? El salario promedio de un docente en Venezuela es de 21,57 dólares al mes (unos 19 euros), según el informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM 8 abr 2024)

Por eso yo no estoy con el jijí jajá con Sánchez que hay en los grupos de Whatsapp y estoy muerto de miedo por la etapa tan negra que viene para España en los próximos años, para mí y para mis hijos, que tendremos que emigrar a otros países.

Tengo miedo a Pedro Sánchez.

Últimos posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario