11.1 C
Granada
jueves, 22 febrero 2024

Policías franceses en apuros

MundoPolicías franceses en apuros

Hoy viernes es de suponer que la mayoría ya habremos visto las imágenes de los disturbios que se están produciendo en Francia a raíz de la muerte de un delincuente en Nanterre.

Por si todavía quedara alguien que no esté al tanto de esta noticia, se trata de la muerte de un joven de diecisiete años de origen africano que conducía un coche deportivo por la ciudad francesa de Nantere cometiendo infracciones de tráfico de todo tipo. Por supuesto a esa edad es imposible que tuviera el carnet de conducir y cuando una pareja de policías trató de detenerlo el delincuente trató de arrollar a uno de los policías y huyó. En su huida quedó parado en un atasco y este joven, en vez de seguir las instrucciones de los policías, que le apuntaban con sus armas para que se bajase, del coche intentó volver a matarlos embistiéndoles con el Mercedes que conducía. En ese momento uno de los policías disparo y acabó con la vida del fugitivo.

A raíz de estos hechos ya van dos noches de disturbios en Francia con cientos de detenidos, incendios de decenas de vehículos y de edificios públicos y, por supuesto, los inevitables saqueos a comercios de todo tipo pero especialmente los dedicados a la moda juvenil y a la electrónica.

El hecho es que el policía que disparo al magrebí fue enviado ayer jueves a prisión preventiva acusado de homicidio intencionado. Se trata de un agente de cierta experiencia que llevaba a toda su vida dedicado a hacer cumplir la ley y proteger a la gente.

Con estos mimbres, a partir de este hecho y de otros muchos que cada vez más salen a la luz, los policías como buenos funcionarios acaban teniendo más claro que el agua que no vale la pena esforzarse en hacer que se cumpla la ley; para ellos es mejor contemporizar y dejar que se cometan los delitos o que mueran los ciudadanos porque luego ya vendrán los políticos y tomarán las medidas que quieran y se dejará en manos de los jueces decidir con años de retraso si fue una muerte justa o injusta o si se debió haber intervenido de otro modo.

Lo que está claro es que al policía que usó su arma se le ha complicado la vida mucho. De entrada, ahora está en prisión pero durante los próximos años va a sufrir un calvario judicial que es posible que termine con su expulsión de la gendarmería.

La próxima vez que un francés necesite a la policía, que no se extrañe si el agente muestra una actitud pasiva ante el delincuente y se niega a utilizar su arma y simplemente contempla como el pacífico ciudadano muere a manos del inmigrante y entonces solo entonces cuando exista la la evidencia más irrefutable pasará a la acción y detendrá al delincuente, no vaya a ser que si actúa preventivamente le puedan acusar de brutalidad policial o racismo y acabe en prisión y sin trabajo.

Últimos posts

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario