7.1 C
Granada
jueves, 25 abril 2024

China no superará a Estados Unidos

MundoChina no superará a Estados Unidos

Todos teníamos asumido que dentro de unos años, antes o después, China iba a acabar superando a Estados Unidos como primera economía mundial. Un estudio de Goldman Sachs  afirmaba que ese adelantamiento se produciría en el año 2050 y China se convertiría para entonces en la primera economía del mundo, pero además India sería la tercera e Indonesia la cuarta. Es decir, lo que esta consultora americana preveía era un desplazamiento masivo de la riqueza desde el mundo occidental hacia el extremo oriente. Por ejemplo, también salían de los primeros puestos de la lista Italia y España.

Sin quitarle importancia al crecimiento económico del lejano Oriente, ahora aparecen nuevos estudios que indican que el cambio no va a ser tan radical y que, aunque por su desbocada demografía los países del lejano Oriente acaben teniendo un mayor peso en la economía global, si se ajusta esa riqueza al poder de paridad de compra, Estados Unidos y los países europeos seguirán reteniendo buena parte de la riqueza global.

En estos últimos años China había demostrado una capacidad de crecimiento formidable y sus exportaciones estaban arrasando en todos los mercados del mundo pero, con el estallido de la crisis inmobiliaria y la enorme burbuja de deuda que ha estallado allí, de repente han saltado las alarmas y en el futuro de la economía del gigante asiático se ven interrogantes difíciles de despejar.

En primer lugar, el crecimiento chino choca con la pobre evolución de la productividad. Los trabajadores chinos no están especialmente cualificados y su modelo industrial se ha basado en la mano de obra barata, no en la aportación de los trabajadores a la cadena productiva, de modo que los trabajadores manuales no pueden aumentar su rendimiento por más que quieran porque tienen las horas y las manos que tienen.

En segundo lugar china tiene el problema demográfico, que ya casi todo el mundo conoce, derivado de haber mantenido durante cuarenta años la política del hijo único. A partir de precisamente este año China empieza a perder población y en los próximos cincuenta años va a perder al 40% de sus habitantes. Esa reducción de la población se traduce por un lado en la pérdida de vitalidad de la economía, porque son los jóvenes los que más empujan y emprenden proyectos innovadores, y de otro lado en todavía más problemas para el sector inmobiliario que de repente se encuentra con que las viviendas puestas a la venta en los sucesivos procesos hereditarios de los ancianos fallecidos superan con creces las necesidades de vivienda de las nuevas familias, con lo cual toda la industria de la construcción se viene abajo.

Frente a ese frenazo en el crecimiento de la economía china a largo plazo, Estados Unidos se está revelando como una economía dinámica con una capacidad inmensa para absorber inmigración y con unas empresas de una agilidad asombrosa para estar al frente de todas las evoluciones económicas y tecnológicas. Todas las multinacionales punteras con productos innovadores y globalizados son estadounidenses; es verdad que después vienen los chinos y fabrican los mismos productos más malillos y más baratunos o que incluso los americanos eligen China para fabricar sus productos pero la verdad es que son las multinacionales estadounidenses las que parten el bacalao.

Otro dato que ayuda a entender el larguísimo y difícil camino que le quedaría a China para llegar a esa posición de liderazgo de la economía mundial es que el PIB per cápita español es de 31.222 dólares (incluyendo la inflación) y esta cifra tan asombrosa es solo un 40% del PIB per cápita de Estados Unidos, o sea que una español por lo general es bastante más pobre que un estadounidense, pero es el doble que el PIB per cápita chino, es decir que los chinos, de media, son mucho más pobres que un español, así que hazte tú a la idea de todo lo que tiene que andar China para subirse a la chepa de los americanos.

Y detrás de todos estos números, todas estas cifras y todas estas especulaciones económicas hay otra realidad que demuestra aplastantemente por qué Estados Unidos es un país con un futuro mucho más prometedor que China; no es algo que diga yo, es algo que año tras año están afirmando millones de emigrantes que eligen desplazarse desde los rincones más lejanos del planeta hacia el país norteamericano. Las macrourbes estadounidenses son hoy ciudades llenas de vitalidad, con millones de jóvenes venidos desde todos los países para empujar en la misma dirección. (Y una nota, allí el que llega se tiene que poner a trabajar porque no hay pagas por rascarse la panza pa to’l mundo como en España).

Si se pregunta a cualquier habitante del planeta que donde querría irse a vivir con su familia, noventa y nueve de cada cien (que no sean chinos de China, claro) te van a decir que prefieren irse a una ciudad estadounidense y disfrutar de la libertad y de un clima económico saludable en vez de entrar en la cerrada y racista sociedad china y someterse a los dictámenes del partido comunista chino que, a efectos prácticos, es un régimen nacionalsocialista, con todo lo que eso implica. Nadie quiere vivir en China; por algo será.

Últimos posts

3 COMENTARIOS

  1. Lo has puesto de pasada en el artículo pero yo creo que es algo en lo que había que hacer hincapié: los chinos son racistas de narices.

    No hay más que ver los vídeos de las calles de la ciudad de China para darse cuenta que allí solo hay por la calle gente de la más pura raza china, nada de blancos negros o colorados.

    Y por supuesto, nada de indios, que aunque estén juntos en ese Instagram de la política que son los BRICS, se llevan a matar y más ahora que India va a adelantar a China por la derecha porque ya tiene más población y dentro de poco va a tener más industria.

  2. Lo que no dice es en el artículo y creo que deberías haberlo puesto es que China tiene muchos habitantes pero la inmensa mayoría son todavía pobres de solemnidad.

    Aunque lo que se ve en la tele son grandes ciudades con grandes factorías de productos electrónicos, todavía hay casi mil millones de chinos que siguen viviendo en zonas agrícolas y en ciudades del interior que no exportan nada, salvo mano de obra, y que viven en condiciones miserables.

    Por supuesto en todo el relato que intenta hacernos ver la dictadura China, no se muestra las penosas condiciones de los ancianos chinos porque no hay que olvidarse de que la seguridad social y las pensiones son algo que existe en el malvado mundo capitalista pero en el paraíso nacionalsocialista chino, los viejos tienen que seguir trabajando hasta el día en que se mueren porque si no, no habrá un plato de comida en su mesa. Así de simple y así de duro.

    Por eso cuando al final se hacen las medias resulta que China es un país pobre y aunque siempre alguien te viene a decir que no, que China es un país rico porque en la tele ha visto grandes rascacielos y coches de lujo y mucho poderío en Shanghái o en Pekín, el interior de China sigue siendo pobre de solemnidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario