8.9 C
Granada
jueves, 22 febrero 2024

Twitter no tiene rival

Ciencia y tecnologíaTwitter no tiene rival

Hace un año Elon Musk ofreció cuarenta y cuatro mil millones de dólares para comprar Twitter cuando esta era la única red de microblogging de alcance internacional. Ahora además de los clones de la derecha americana que le hacen competencia a nivel local, se enfrenta a la competencia de varios clones más que quieren tumbar al original. El que se ha hecho famoso más rápidamente ha sido Threads, de Meta, la antigua Facebook.

Desde que Elon Musk se hizo cargo de Twitter en la red social han cambiado básicamente dos cosas: por un lado se ha eliminado buena parte del sesgo izquierdista de sus moderadores, despidiendo a los censores que hasta ese momento controlaban los contenidos de la red. Por otro lado se eliminó la verificación por identidad concedida a personas de cierta significación pública y se sustituyó por otra verificación de pago; además algunos servicios que antes eran gratuitos como Tweetdeck pasaron a ser de pago.

Aprovechando todas estas polémicas Mark Zuckerberg ha lanzado su aplicación Threads que ha conseguido cien millones de usuarios en apenas cinco días, casi una cuarta parte de los que tiene Twitter. Para ello ha contratado a numerosos ingenieros que fueron despedidos por Musk al poco de comprar la compañía. Pero la nueva red social tiene varios puntos flacos que hacen presagiar un futuro cuando menos discutible. Meta es conocida por el uso y abuso de los datos de los usuarios y eso ha impedido por ahora su lanzamiento en la Unión Europea ya que se nutre de los datos de usuario de Instagram, emparejando ambos perfiles. Además en vez de mantener un timeline lineal, utiliza un algoritmo para determinar qué publicaciones pueden ver los usuarios y eso sin duda dará lugar a algo tan aburrido como lo es hoy día Facebook. En cuanto a los contenidos, la red social de Meta no incluye sección de noticias porque parece que su intención es seguir una línea parecida a la de Instagram dedicada al lifestyle, a los influencers y a temas más personales.

Las otras redes sociales que han intentado hacerle competencia a Twitter nunca han conseguido ni una fracción de los usuarios que ha conseguido el lanzamiento de Mark Zuckerberg. Mastodón apenas llega a los dos millones de usuarios que, además, suelen tener un marcadísimo perfil ideológico izquierdista. La red social creada por Donald Trump, Truth Social tiene varios millones de usuarios de perfil conservador, todos estadounidenses y fieles seguidores del expresidente. Por su parte Jack Dorsey, el fundador de Twitter ,quiere volver a la carga con Bluesky que nació en dos mil diecinueve como un proyecto de Twitter descentralizado pero que en estos cuatro años todavía no ha conseguido salir de la fase beta.

Con estos rivales, Twitter puede seguir tranquilamente su camino.

Pero ¿cómo nacieron las redes sociales?

En la última década, hemos sido testigos de la explosión de las redes sociales, una nueva forma de comunicación que prometía conectar al mundo de una manera nunca antes vista. Sin embargo, detrás de la fachada de amistad y conexión, se esconde un oscuro nacimiento marcado por la explotación de la intimidad de millones de usuarios.

Todo comenzó en 2004, cuando Mark Zuckerberg, un joven estudiante universitario, lanzó Facebook desde su dormitorio en Harvard. En sus primeros días, la plataforma se presentaba como un espacio exclusivo para estudiantes universitarios, con el objetivo de facilitar la conexión entre ellos. Sin embargo, el ambicioso Zuckerberg rápidamente expandió la red a otras universidades y, finalmente, al público en general.

A medida que Facebook crecía en popularidad, también lo hacía su apetito por nuestros datos personales. En nombre de la personalización y la publicidad dirigida, la red social comenzó a recopilar información detallada sobre sus usuarios: sus gustos, intereses, ubicación e incluso mensajes privados. Esta invasión de la privacidad pasó desapercibida para muchos, cautivados por la aparente gratificación de compartir su vida en línea.

Twitter – La máquina del odio

En 2006, surgió Twitter como una plataforma de microblogging, prometiendo ser una herramienta para la comunicación instantánea y la libre expresión. Sin embargo, lo que comenzó como un espacio para compartir pensamientos y opiniones se convirtió rápidamente en una máquina del odio. La limitación de caracteres y la naturaleza efímera de los tuits fomentaron la polarización y el extremismo, llevando a la difusión masiva de discursos de odio y noticias falsas.

Instagram – La ilusión de la perfección

En 2010, Instagram irrumpió en escena como una red social centrada en la fotografía y la imagen. Con su interfaz elegante y filtros llamativos, la plataforma atrajo a millones de usuarios ávidos por exhibir su vida de ensueño. Sin embargo, detrás de cada foto perfectamente editada, se ocultaba una epidemia de ansiedad y baja autoestima. La obsesión por obtener la imagen perfecta llevó a la creación de una cultura de comparación constante y búsqueda de validación.

La adicción en forma de videos

En 2016, llegó TikTok, una aplicación de videos cortos que se apoderó rápidamente de la atención de jóvenes y adultos por igual. La facilidad de uso y la adictiva naturaleza del desplazamiento infinito llevaron a horas interminables de consumo de contenido. Con algoritmos cada vez más sofisticados, TikTok aprende rápidamente los gustos y preferencias de los usuarios, atrapándolos en un ciclo de consumo constante y desconexión de la realidad.

El impacto en nuestra salud mental y social

Mientras las redes sociales se afianzaban en nuestras vidas, el impacto en nuestra salud mental y social se volvía cada vez más evidente. Estudios han demostrado que el uso excesivo de estas plataformas se correlaciona con la depresión, la ansiedad y la soledad. Además, la adicción a las redes sociales ha erosionado nuestras habilidades sociales y la capacidad de mantener relaciones personales significativas en el mundo real.

En vista de los efectos negativos de las redes sociales, se ha planteado el debate sobre la necesidad de una regulación más estricta. Muchos argumentan que las plataformas deben asumir la responsabilidad de proteger la privacidad de los usuarios y combatir la desinformación y el discurso de odio. Sin embargo, las redes sociales han demostrado ser reacias a tomar medidas significativas, priorizando sus ganancias económicas sobre el bienestar de sus usuarios.

Últimos posts

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario