28.5 C
Granada
miércoles, 29 mayo 2024

La hibernación artificial sigue siendo ciencia ficción

Ciencia y tecnologíaLa hibernación artificial sigue siendo ciencia ficción

La hibernación artificial en humanos es un tema que parece sacado de la ciencia ficción pero que, sorprendentemente, está ganando tracción en el campo científico actual. No es que vaya a suceder mañana, pero hay avances interesantes que merecen una mirada atenta.

La hibernación en animales es fenómeno bien conocido y consiste en un estado de metabolismo reducido donde la temperatura corporal, la respiración y el consumo de energía disminuyen significativamente​​. Es una adaptación que permite a los animales sobrevivir en condiciones donde la comida es escasa o las temperaturas son extremas. Los animales pueden entrar en este estado por periodos que varían desde horas hasta meses, como los osos, y lo logran de manera segura y espontánea, una hazaña que aún no podemos replicar en humanos.

En el corazón del problema está nuestra comprensión incompleta de cómo inducir y mantener la hibernación y volver al estado metabólico basal sin sufrir daños. Los estudios han identificado seis componentes esenciales: metabolismo (anabolismo y catabolismo), temperatura corporal, zona termoneutral, sustrato, temperatura ambiente y agentes inductores de hibernación. Todos estos componentes están interconectados y colectivamente gobiernan la inducción y sustentación de un estado hipometabólico​​.

Ahora bien, haberlos identificado no significa que los científicos actuales tengan una idea clara de cómo manejarlos. Tomemos por ejemplo la temperatura corporal y el metabolismo, ambos se controlan en la práctica clínica mediante hipotermia inducida, como en cirugías cardiacas, donde se reduce el metabolismo para proteger los tejidos de daños cuando el flujo sanguíneo se reduce​​. Sin embargo, a diferencia de los animales que entran en hibernación de manera espontánea, nosotros necesitamos el uso agresivo de fármacos hasta para bajar un poco la temperatura corporal y reducir el metabolismo.

El desafío está en cómo empezar y mantener este proceso. Hay teorías que sugieren que la hibernación podría ser desencadenado desde “abajo hacia arriba”, con cambios en las células a nivel molecular, o desde “arriba hacia abajo”, con señales del sistema nervioso u hormonas.

Por otro lado, no podemos ignorar (y temer) lo que la hibernación haría al cerebro humano. Los animales hibernantes que emergen de su estado a menudo pasan tiempo durmiendo para compensar la privación de sueño que parece ocurrir durante la hibernación por ilógico que parezca. La hibernación puede reorganizar las conexiones sinápticas del cerebro, preservando la mayoría de los recuerdos, aunque algunos se cuidan mejor que otros​​.

Entonces, ¿dónde estamos ahora? La investigación continúa, con avances tecnológicos y nuevas herramientas farmacológicas y genéticas que muestran un gran potencial para inducir o manipular el sueño y, por extensión, estados similares a la hibernación​​.

Poco pasado, casi nada de presente y mucho futuro

En el pasado, la idea de la hibernación artificial era materia prima para los escritores de ciencia ficción. Se imaginaba a seres humanos entrando en cápsulas de sueño prolongado, viajando a través de las estrellas o suspendiendo la vida para esperar curas para enfermedades incurables. Era una noción romántica, un escape elegante de las limitaciones humanas, moldeada por las novelas y películas que nos hacían soñar con lo que podría ser posible.

Hoy en día, aunque hemos comenzado a entender los mecanismos de la hibernación en animales y su potencial aplicación en humanos, la realidad es que estamos lejos de alcanzar la capacidad de hibernar como lo hacen los osos o las ardillas. La hibernación artificial en humanos sigue siendo un campo emergente. Nuestros esfuerzos han logrado avances en la inducción de estados hipometabólicos para procedimientos médicos específicos, como cirugías cardiacas, pero esto dista mucho de la hibernación controlada y prolongada que imaginamos.

Mirando hacia el futuro, las aplicaciones potenciales de la hibernación artificial en humanos son impactantes. Imagínate, por ejemplo, la exploración espacial. Los viajes a Marte o más allá requerirán que los astronautas pasen largos periodos en el espacio; la hibernación podría reducir las necesidades de recursos, como alimentos y agua, y minimizar los efectos psicológicos del confinamiento en espacios reducidos durante meses o años.

En el ámbito médico, la capacidad de inducir hibernación podría permitir a los pacientes superar periodos críticos de enfermedad, conservando energía y reduciendo el daño tisular en situaciones de bajo suministro de oxígeno, como después de un derrame cerebral o un ataque al corazón. Podría, teóricamente, pausar la progresión de enfermedades permitiendo a los pacientes esperar tratamientos o trasplantes sin que su condición empeore.

Otro ámbito de interés es el manejo de desastres y la supervivencia en condiciones extremas. Si las personas pudieran entrar en un estado de hibernación, podrían sobrevivir a catástrofes naturales o a largos periodos de escasez de alimentos mientras se organizan rescates o se espera que mejoren las condiciones.

Para que estos escenarios se materialicen, necesitamos resolver varios desafíos. Debemos entender completamente cómo iniciar y mantener la hibernación sin dañar el tejido cerebral o perder recuerdos, cómo regular el metabolismo y la temperatura corporal de manera segura, y cómo revertir el proceso de hibernación una vez que se ha logrado.

El futuro de la hibernación artificial en humanos podría depender de la convergencia de varias disciplinas científicas: la biología molecular, la neurociencia, la criobiología y la ingeniería biomédica, entre otras. Las tecnologías emergentes, como la edición genética y la nanomedicina, podrían ofrecer herramientas para manipular los procesos biológicos a nivel celular y sistémico.

En última instancia, la hibernación artificial en humanos podría cambiar la forma en que pensamos sobre la vida y la supervivencia. A medida que avancemos, podríamos encontrar maneras de prolongar la vida humana, explorar el cosmos y sobrevivir en condiciones que hoy consideramos inimaginables. Mientras tanto, seguimos siendo cautivos de los límites de nuestro propio metabolismo y fisiología, pero con una mirada siempre fija en las estrellas, esperando el día en que podamos, como especie, presionar pausa y luego reanudar nuestra existencia en un futuro lejano o en mundos aún por descubrir.

Últimos posts

4 COMENTARIOS

  1. Pero no has aclarado si Walt Disney está de verdad hibernado o no está hibernado porque mucha declaración y mucho desmentido pero nadie sabe dónde está la tumba de Walt Disney.

    Yo también creo que está congelado y mientras no se me demuestre lo contrario no hay quien me saque de mis casillas.

    • Eso no te lo puedo contestar pero ahora que lo dices me da a mí que si no se sabe dónde está la tumba de Walt Disney será porque lo tienen congelado.
      Espérate un momento que voy a hacer una búsqueda unos minuto por internet y ahora te sigo contestando.

      Nada. Una pequeña búsqueda en Internet y resulta que Walt Disney esta fue incinerado y su resto fueron trasladados al Panteón familiar en el Forest Lawn Memorial Park de Glendale, California.

      No sé yo como estaría la tecnología de la hibernación artificial en 1966 pero no creo que estuviera lo suficientemente avanzada como para que nadie decidiese voluntariamente congelarse en espera de una cura futura que no sabía cuando iba a producirse.

      Además está el asunto ese de para qué congelarse y esperar a una cura en el futuro si a lo mejor te despiertan dentro de 200 años y cuando abras los ojos estás en un nuevo mundo que desconoces absolutamente, con países que a ti te importan tres pepinos y toda la gente que tú querías ya lleva muerta más de cien años. Como que no vale la pena. Total pa qué.

  2. Yo creo que con haber descubierto la congelación es más que suficiente.

    ¡Que sería de mí sin un congelador lleno de patatas fritas de bolsa, croquetas, palitos de merluza y pan congelado!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario