12.6 C
Granada
jueves, 20 junio 2024

Rusia encuentra (muchísimo) petróleo en la Antártida

MundoRusia encuentra (muchísimo) petróleo en la Antártida

Rusia ha sorprendido al mundo con el anuncio del descubrimiento de las mayores reservas de petróleo jamás registradas, situadas en la Antártida. Este hallazgo, realizado por el buque de investigación polar Alexander Karpinsky, ha revelado la existencia de 511.000 millones de barriles de crudo bajo la helada superficie antártica. Para entender la magnitud de este descubrimiento, basta con saber que los dos primeros países del mundo en reservas, Venezuela y Arabia Saudía, cuentan con 303.000 y 262.000 millones de barriles de crudo respectivamente. La entrada en el mercado de este mar de petróleo tendría serias consecuencias económicas y geopolíticas.

A pesar de la magnitud del descubrimiento, el Tratado Antártico de 1959, que prohíbe cualquier tipo de explotación mineral o económica en la región, impide su inmediata explotación. Este tratado, firmado originalmente por la Unión Soviética y ratificado posteriormente por Rusia, ha mantenido la paz y preservación de la Antártida como un continente dedicado exclusivamente a la investigación científica.

El descubrimiento ha generado inquietud entre los países firmantes del Tratado Antártico y aquellos con reclamaciones territoriales en la región, como Reino Unido, Argentina y Chile. La preocupación radica en que Rusia, aprovechando su “marginación” internacional, pueda decidir ignorar las restricciones del tratado y comenzar a extraer el petróleo, lo que podría desencadenar tensiones geopolíticas significativas.

El Instituto Affari Internazionali italiano ya había advertido que Rusia tiene una presencia fuerte en las regiones polares y ha mostrado un compromiso continuo para desarrollar estos territorios. Este compromiso se ha evidenciado en diversas estrategias y documentos oficiales filtrados o publicados intencionadamente por Moscú para evaluar la respuesta internacional. La preocupación en Reino Unido se ha intensificado, con miembros del Parlamento expresando temores de que Rusia pueda intentar explotar estos recursos en violación del tratado.

Jane Rumble, jefa del departamento de regiones polares del Ministerio de Exteriores de Londres, aseguró que, hasta ahora, no hay evidencias de que Rusia haya violado el tratado. No obstante, destacó que se están siguiendo de cerca las actividades rusas en la Antártida y que el Kremlin ha sido abordado sobre este tema en múltiples ocasiones, aunque siempre se han reafirmado en que sus actividades tienen fines científicos.

Sin embargo, las afirmaciones de Moscú han sido recibidas con escepticismo. Los expertos señalan que las actividades de los barcos de Rosgeo, como el Karpinsky, y otras infraestructuras rusas en la región, podrían tener un doble propósito, tanto civil como militar, lo que añade una capa de complejidad diplomática a la situación.

La Cancillería argentina también está recogiendo información sobre el hallazgo ruso en la Antártida, ya que la zona reclamada por Chile, Argentina y Reino Unido podría ser afectada. El portavoz del Gobierno argentino, Manuel Adorni, indicó que se están tomando medidas para entender mejor la situación y determinar las acciones a seguir.

A pesar de las tensiones, hay varias razones por las que Rusia debería pensárselo dos veces antes de proceder con la explotación de estas reservas petroleras. En primer lugar, cualquier intento de extracción violaría claramente el Tratado Antártico de 1959, lo que podría resultar en sanciones adicionales y un aislamiento internacional aún mayor para Moscú. Actualmente, Rusia ya enfrenta severas sanciones debido a su invasión de Ucrania y su comportamiento agresivo en la escena mundial. Una violación del tratado antártico podría consolidar aún más su estatus de paria internacional.

Además, las condiciones extremas de la Antártida plantean desafíos técnicos y logísticos enormes para cualquier operación de extracción. La tecnología y los recursos necesarios para extraer petróleo en una de las regiones más inhóspitas del planeta serían inmensos y costosos. En un contexto de sanciones económicas, es probable que Rusia no cuente con los recursos financieros y técnicos necesarios para llevar a cabo una explotación a gran escala sin la colaboración internacional, la cual es improbable que obtenga debido a su comportamiento reciente.

Últimos posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario