11.1 C
Granada
jueves, 22 febrero 2024

3 biopics como Oppenheimer

Ocio y cultura3 biopics como Oppenheimer

Las películas biográficas de Hollywood vuelven a ser un fenómeno cultural gracias a Oppenheimer, de Christopher Nolan, basada en el físico teórico que desarrolló la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Ha sido aclamada como uno de los mayores logros de Nolan gracias a sus impresionantes efectos visuales, su desgarradora banda sonora y la interpretación de Cillian Murphy, merecedora de un Oscar. La película ya ha recaudado más de 400 dólares en todo el mundo.

Oppenheimer no es el primer biopic, ni será el último. Las películas sobre personas y acontecimientos concretos siguen fascinando al público de todo el mundo. Después de ver Oppenheimer, échale un vistazo a estas tres películas basadas en momentos claves y reales de la historia.

Una mente maravillosa (2001)

Una mente maravillosa, de Ron Howard, ganadora de un Oscar, centra su atención en John Nash (Russell Crowe), un brillante matemático de Princeton a finales de los años 40 que alcanzó el éxito mundial gracias a sus trabajos sobre la teoría de juegos. En los años 50, Nash es reclutado para trabajar para el misterioso William Parcher (Ed Harris), del Departamento de Defensa de Estados Unidos, con el fin de descifrar los mensajes cifrados soviéticos.

Sólo hay un problema: Parcher no es real. A Nash le han diagnosticado esquizofrenia y las figuras clave, como Parcher y su compañero de piso Charles (Paul Bettany), son sólo producto de su imaginación. Con la ayuda de su esposa Alicia (Jennifer Connelly), John se enfrenta a la enfermedad y lucha por recuperar el control de su vida en este thriller de gran carga emocional.

La red social (2010)

El guión de Oppenheimer está repleto de diálogos, con muchas escenas de «hombres hablando en habitaciones» para crear suspense y emoción. Hace trece años, Aaron Sorkin utilizó el mismo método en La red social. Dirigida por David Fincher, La red social narra los orígenes de Facebook a través de su fundador, Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg).

Siendo estudiante de segundo año en Harvard, Zuckerberg desarrolla Facebook con su amigo y compañero de clase Eduardo Saverin (Andrew Garfield). En los dos años siguientes, Facebook se convierte en un fenómeno mundial y pasa a ser la red social más popular. Zuckerberg se convierte en multimillonario, pero se ve inmerso en un litigio con los hombres que afirman que se adueñó de la idea y se enfrenta a un pleito con Saverin. La unión de los estilos característicos de Fincher (meticuloso con innumerables tomas) y Sorkin (hablar y hablar con diálogos rápidos) funcionó a la perfección y La red social se convirtió en una película que marcó época.

JFK (1991)

JFK no es un biopic sobre John F. Kennedy, pero Nolan hizo su versión de JFK en Oppenheimer, y por eso la incluimos en la lista. Nolan ha citado JFK, de Oliver Stone, como precedente de Oppenheimer porque ambas son películas de tres horas sobre un momento crucial de la historia con un gran reparto. Nolan quería dar a Oppenheimer el mismo protagonismo que Stone dio a JFK. Sin embargo, a diferencia de Nolan, que siguió la mayor parte del material original de Oppenheimer, Stone adopta teorías conspirativas sobre el asesinato de Kennedy basadas en el libro Tras la pista de los asesinos.

La película está protagonizada por Kevin Costner en el papel de Jim Garrison, el fiscal del distrito de Nueva Orleans que investiga el asesinato, creyendo que hubo una conspiración para matar a Kennedy y que Lee Harvey Oswald (Gary Oldman) no actuó solo. Independientemente de su exactitud, JFK es un logro magistral de Stone, que elabora un estimulante thriller de conspiraciones.

El biopic como género cinematográfico

El biopic, acrónimo de «biographical picture» en inglés, se remonta a los inicios del cine mudo en el siglo XIX. Si bien las primeras películas biográficas eran limitadas en cuanto a producción y tecnología, sentaron las bases para un género que evolucionaría significativamente con el tiempo. A medida que la tecnología cinematográfica avanzó y la demanda por historias reales se incrementó, los biopics se convirtieron en un componente esencial del panorama cinematográfico.

Una de las principales características del biopic es la representación fiel y detallada de la vida de la persona retratada. A menudo, estas películas se basan en extensas investigaciones y entrevistas con familiares y amigos cercanos del protagonista, con el fin de capturar la esencia de su personalidad y logros. El desafío para los cineastas es equilibrar la fidelidad histórica con la narrativa cinematográfica, sin caer en la sobreidealización o la desvirtuación de los hechos.

A lo largo de la historia del cine, numerosos biopics han logrado captar la atención del público y la crítica. Además de los citados arriba, algunos ejemplos destacados incluyen «Lawrence de Arabia» (1962), dirigida por David Lean, que narra la vida del arqueólogo y escritor británico T. E. Lawrence; «Gandhi» (1982), dirigida por Richard Attenborough, que retrata la vida del líder pacifista indio Mahatma Gandhi; y «La teoría del todo» (2014), dirigida por James Marsh, que explora la vida del físico teórico Stephen Hawking.

Uno de los elementos más interesantes del biopic es su capacidad para generar debate y controversia. En ocasiones, las películas pueden enfrentar críticas por su interpretación de ciertos eventos históricos o por su elección de omitir o añadir detalles a la narrativa. Algunos críticos argumentan que los biopics tienden a idealizar en exceso a sus protagonistas, mientras que otros sugieren que ciertas películas pueden distorsionar la verdad en aras del entretenimiento.

A pesar de estas críticas, el biopic ha demostrado ser un género cinematográfico valioso en términos de educación y reflexión. Estas películas no solo nos permiten aprender sobre figuras históricas y momentos cruciales, sino que también nos invitan a reflexionar sobre temas universales como la superación, la perseverancia, el poder del cambio y la influencia del entorno en la formación de un individuo.

El biopic también ha sido un terreno fértil para los actores, ya que interpretar a una figura histórica icónica conlleva un desafío actoral particular. En numerosas ocasiones, los actores que han encarnado a personajes reales han recibido reconocimiento y premios por sus interpretaciones. Desde Ben Kingsley en «Gandhi» hasta Daniel Day-Lewis en «Lincoln» (2012), muchos actores han dejado una huella indeleble en la memoria del público con sus notables actuaciones en biopics.

Con el avance de la tecnología y el acceso a la información, los biopics han continuado evolucionando. La popularización de plataformas de streaming ha permitido que estos filmes lleguen a una audiencia global y diversa. Además, la narrativa de los biopics se ha vuelto más creativa, explorando diferentes enfoques estilísticos y estructuras narrativas para contar estas historias de manera más atractiva y original.

En conclusión, el biopic como género cinematográfico ha demostrado ser una poderosa herramienta para llevar al público a un viaje a través del tiempo y descubrir las vidas de personajes históricos, tanto conocidos como desconocidos. Estas películas nos invitan a reflexionar sobre la naturaleza humana, el poder del individuo para cambiar el curso de la historia y la relevancia eterna de los logros y sacrificios de quienes nos precedieron. Aunque el biopic puede enfrentar críticas y desafíos en cuanto a su precisión histórica, su capacidad para inspirar, educar y entretener al público es innegable. Sin duda, este género continuará ocupando un lugar destacado en la industria cinematográfica, enriqueciendo nuestra comprensión del pasado y proporcionando retratos vivientes de la historia.

Últimos posts

Artículo anterior
Artículo siguiente

2 COMENTARIOS

  1. Lo verdaderamente interesante de estas películas es comprobar como se lo monta el director para contar una historia interesante sobre unos hechos que todo el mundo conoce. Por ejemplo, es difícil contar una historia sobre Kennedy porque todo el mundo sabe que al final muere asesinado en Texas y por eso hay que recurrir a investigaciones o a personajes secundarios de la historia para poder montar una película interesante en la que no conozcas el desarrollo de antemano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario