12.6 C
Granada
jueves, 20 junio 2024

Relatos cortos: La gruta del Castillo de Santa Bárbara

Ocio y culturaRelatos cortos: La gruta del Castillo de Santa Bárbara

Era una noche cerrada en Alicante, y el Castillo de Santa Bárbara se erigía imponente sobre el monte Benacantil, bañado por la luz de la luna que se filtraba a través de las nubes. Jaime, un joven detective aficionado con un especial talento para los misterios, había organizado una visita teatralizada para él y su grupo de amigos. Quería que la experiencia fuera no solo educativa, sino también emocionante.

Mientras seguían al guía disfrazado de rey medieval, que narraba batallas y leyendas antiguas, Jaime no podía evitar sentir que esa noche algo especial iba a suceder. Sus amigos, Clara, Luis y Ana, compartían su entusiasmo, susurrando teorías sobre los secretos que aún podrían ocultarse entre las viejas piedras del castillo.

La ruta los llevó a través de pasadizos estrechos y salas que retumbaban con ecos de un pasado glorioso. Fue entonces cuando Jaime, siempre curioso y un poco impulsivo, notó una irregularidad en una de las murallas del salón del Alcázar. Al principio, parecía una sombra más, pero al acercarse, descubrió que era una pequeña entrada casi perfectamente camuflada por la oscuridad y la hiedra.

“Mirad esto”, susurró, señalando la fisura. Sus amigos se agruparon a su alrededor, y con la ayuda de las linternas de sus móviles, exploraron la abertura. Era justo lo suficientemente grande para que una persona delgada pudiera escabullirse, lo cual hizo Jaime sin dudarlo.

Dentro, el espacio se abría a una pequeña cámara oculta. El aire estaba viciado, y el suelo estaba cubierto de cajas apiladas cuidadosamente. Jaime, con la respiración contenida, abrió una de las cajas. Para su sorpresa, encontró varios paquetes de medicamentos. Con las manos temblorosas, sacó uno y lo examinó a la luz de su linterna.

“Son medicamentos oncológicos”, dijo en voz baja, reconociendo las etiquetas y el alto precio de mercado de estos tratamientos. “Estos valen una fortuna.”

El grupo se reunió en la cámara, y Luis, que estaba estudiando medicina, confirmó la sospecha de Jaime. “Son de última generación, y sí, son extremadamente caros. Esto… esto no debería estar aquí.”

Ana, siempre la más cautelosa, propuso una teoría. “Podría ser que alguien los esté escondiendo para venderlos en el mercado negro. Mucha gente haría cualquier cosa por conseguir estos medicamentos sin tener que pasar por el sistema oficial.”

El descubrimiento los llenó de una mezcla de excitación y miedo. Sabían que estaban ante algo grande, algo potencialmente peligroso. Jaime miró a sus amigos, su rostro iluminado por la determinación.

“Tenemos que averiguar de dónde vienen estos medicamentos y quién los está escondiendo aquí. Esto es más que un simple hurto o contrabando. Estamos hablando de vidas en juego.”

La decisión estaba tomada. Informarían al tío de Jaime, un oficial de la Guardia Civil, y comenzarían su propia investigación. Lo que empezó como una noche de aventura teatralizada había dado un giro hacia algo mucho más serio y real. Sin saberlo, los amigos habían dado los primeros pasos en un camino que los llevaría mucho más allá de lo que jamás hubieran imaginado.

Después del inesperado descubrimiento en el Castillo de Santa Bárbara, Jaime y sus amigos decidieron no dejar nada al azar. A la mañana siguiente, con las primeras luces del día iluminando la ciudad, Jaime llamó a su tío, el Sargento Carlos Ortega de la Guardia Civil. Aunque al principio escéptico, la seriedad en la voz de Jaime y la gravedad de la situación le hicieron prometer una visita inmediata.

Cuando el Sargento Ortega llegó al castillo y vio las cajas de medicamentos, su expresión cambió de sorpresa a preocupación. “Esto es grave,” comentó, examinando los paquetes. “Podría ser parte de una red de tráfico ilegal de medicamentos. Vamos a tener que actuar con cautela y rapidez.”

Con la autorización de su tío, Jaime y sus amigos se sumergieron en la investigación. Utilizando sus habilidades informáticas, Luis logró rastrear algunos de los lotes de medicamentos a través de registros en línea poco seguros, descubriendo que procedían de varias farmacias y hospitales a lo largo de Europa.

Mientras tanto, Clara, quien había estado haciendo algunas preguntas discretas, encontró que un grupo de personas desesperadas por tratamiento habían sido abordadas por individuos que les ofrecían estos medicamentos a precios exorbitantes. “Es un negocio cruel,” explicó Clara. “Aprovecharse de la desesperación de la gente… es monstruoso.”

Jaime y Ana se dedicaron a seguir el rastro físico. Visitaban las ubicaciones de las farmacias y contactaban con el personal, descubriendo que varios envíos habían sido robados recientemente. Todo parecía indicar que una organización bien organizada estaba detrás de estos robos.

Una noche, mientras seguían una de las pistas, Jaime y Ana se encontraron cara a cara con la peligrosidad de su empresa. Fueron abordados por dos hombres robustos en un callejón oscuro, claramente no contentos con las preguntas que estaban haciendo. “Deberíais dejar de buscar cosas que no os conciernen,” gruñó uno de ellos, su mano claramente posada sobre algo que parecía una pistola bajo su chaqueta.

Sin embargo, antes de que la situación escalara, un coche de la Guardia Civil, alertado por Luis, que había estado rastreando la ubicación de sus amigos, se deslizó en el callejón con las sirenas apagadas pero las luces destellando. Los hombres huyeron, dejando a Jaime y Ana asustados pero ilesos.

Tras este encuentro, el Sargento Ortega decidió intensificar la operación. “Vamos a montar un operativo. Esto es más grande de lo que pensábamos,” declaró en una reunión urgente esa misma noche. “Pero debéis manteneros al margen ahora. Es demasiado peligroso.”

Jaime asintió, aunque sabía que ni él ni sus amigos podían simplemente abandonar ahora que estaban tan involucrados. “Estaremos ahí, tío. Al final, esto es algo que empezamos nosotros. Y vamos a ayudar a terminarlo.”

Los días siguientes estuvieron llenos de tensión, con más pistas emergiendo y la red de la organización criminal lentamente desenmarañándose bajo la presión constante de la Guardia Civil. Lo que había comenzado como una simple visita nocturna se había convertido en un juego peligroso de gato y ratón, en el que cada paso podía ser el último. La Guardia Civil, con la ayuda de las pistas proporcionadas por Jaime y su grupo, había conseguido localizar la furgoneta que se creía era utilizada para transportar los medicamentos robados. La operación estaba en marcha y aunque el Sargento Ortega había insistido en que los amigos se mantuvieran a distancia, sabían que estarían vigilando de cerca todo lo que sucediera.

La persecución comenzó en las afueras de Alicante. La furgoneta había sido avistada en una ruta conocida por ser utilizada para transportar mercancías ilegales hacia el norte. Con un equipo de coches patrulla y un helicóptero, la Guardia Civil inició el seguimiento. Jaime, Clara, Luis y Ana, desde un coche no muy lejos, escuchaban las comunicaciones a través de un escáner de radio que Luis había configurado.

“Están acercándose al Mirador del Velero,” anunció uno de los agentes por la radio. El mirador era conocido por sus impresionantes vistas al mar y, desafortunadamente, por ser un punto peligros debido a su curva cerrada y su escarpada caída hacia el mar.

La tensión en el coche de Jaime era palpable. Clara mantenía sus ojos en la carretera, mientras que Luis actualizaba constantemente la posición de la furgoneta y las unidades de la Guardia Civil. Ana, con la mirada fija en su móvil, trataba de grabar todo lo que ocurría para asegurarse de tener un registro de los eventos.

El clímax llegó cuando la furgoneta, en un intento desesperado por escapar, aumentó su velocidad al acercarse al Mirador del Velero. El helicóptero seguía desde arriba, proyectando un foco intenso sobre el vehículo fugitivo. Las unidades de tierra cerraron el paso por detrás y por los lados, tratando de cortar todas las posibles rutas de escape.

“¡Están intentando rebasar! ¡Cuidado con el barranco!” gritó un agente por la radio. En un giro dramático, la furgoneta perdió el control. El conductor, al tratar de evitar un coche de policía, giró demasiado bruscamente y el vehículo hizo un recto a toda velocidad, destrozó la débil baranda de madera y se precipitó hacia el vacío.

Jaime y sus amigos llegaron justo a tiempo para ver cómo la furgoneta desaparecía de la vista, cayendo por el acantilado en una caída mortal. El silencio que siguió fue ensordecedor; unos segundos después se escuchó una explosión de las que sólo salen en las películas y la furgoneta quedó envuelta en llamas justo al borde del mar.

El Sargento Ortega se acercó a ellos una vez que aseguraron la zona. “No era lo que esperábamos, pero al menos se ha terminado,” dijo con una mezcla de alivio y pesar. “Lamentablemente, las medicinas y cualquier información sobre la organización se han perdido con ellos.”

A pesar del trágico final, Jaime y sus amigos sabían que habían ayudado a desmantelar una parte de una red criminal que había causado mucho sufrimiento. Sin embargo, el misterio de quién estaba detrás de todo y cómo operaban exactamente permanecía, esparcido entre los escombros en el pie del acantilado.

Relato anterior: El puente entre Murcia y Lisboa

Volver a Relatos policíacos

Volver a Relatos cortos

Últimos posts

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario