20.7 C
Granada
sábado, 15 junio 2024

Google, a la desesperada detrás de ChatGPT

Ciencia y tecnologíaGoogle, a la desesperada detrás de ChatGPT

No puedo evitar que me salga una sonrisilla maliciosa cada vez que leo una de estas noticias en las que Google asegura que sus nuevos teléfonos Pixel van a derribar la leyenda del iPhone (y luego fracasan estrepitosamente en ventas) o anuncian que su inteligencia artificial está preparada para hablar de tú a tú con ChatGPT y dejarla en ridículo (pero luego nadie sabe ni cómo se llama su “modelo conversacional generado por inteligencia artificial generativa”, o sea, Bard).

Ahora van a intentar aplicar su IA a Google Assistant.

El Asistente de Google ya utiliza varias tecnologías de inteligencia artificial diferentes para impulsar la experiencia que por ahora, hay que reconocerlo, es más un coñazo que otra cosa. Su voz supuestamente natural es cortesía de WaveNet de DeepMind y su capacidad para reconocer tus órdenes y el contexto en el que se producen es el resultado de años de entrenamiento de modelos de aprendizaje automático. Pero no está a la altura de nuestra idea (sacada de las películas) sobre lo que debería ser una IA trabajando como asistente personal y palidece en comparación con IA generativas como ChatGPT.

En el evento sobre hardware Made By Google celebrado en Nueva York anteayer, 4 de octubre, Google presentó Assistant with Bard, que combina las capacidades de IA generativa de Google Bard con la conversacionalidad de Google Assistant y su estrecha integración con los dispositivos móviles que dominan tes cuartas partes del mercado.

Assistant with Bard amplifica las capacidades de Google Assistant integrándolo con las sorprendentes capacidades que cada día nos están mostrando los modelos alimentados por una IA generativa, una tecnología que puede generar (de ahí su nombre) nuevos contenidos a partir de los datos que recibe del usuario. Sissie Hsiao, Vicepresidenta y Directora General de Google Assistant y Bard, explicó en detalle sus proezas durante la keynote, haciendo hincapié en sus vías de comunicación multicanal y en la asistencia en tiempo real al dispositivo.

Assistant con Bard combina la ayuda personalizada con capacidades de razonamiento y generación. Así, puede oír, hablar, ver e incluso realizar acciones que te ayuden directamente desde el dispositivo que siempre llevas contigo. En particular las extensiones de Google Bard pretenden mejorar la experiencia del usuario incluso aprovechando aplicaciones tan conocidas como Google Maps, YouTube, Hoteles y Vuelos. Esta integración se refleja en el Asistente de Google y la combinación de ambos garantiza que los usuarios puedan amalgamar datos de una gran variedad de fuentes simplificando la ejecución de tareas básicas.

Después de capturar una fotografía, por ejemplo, se puede iniciar el Asistente, potenciado con Bard, para obtener más información sobre el sujeto de la foto o se le puede mostrar una foto y decirle que te diga cómo llegar hasta ese edificio o esa plaza. Desde Google aseguran que, lo mismo si se trata de hacer la lista de la compra para un viaje de fin de semana, o de recuperar un correo electrónico antiguo o simplemente enviar un mensaje de texto, Assistant with Bard está diseñado para realizar estas tareas con un toque personal que recuerdan a los de un asistente verdaderamente humano.

Otro ejemplo: en los dispositivos Android, si haces una foto de un momento memorable, puedes activar Assistant with Bard y pedirle que elabore un pie de foto conmovedor para las redes sociales. Utilizando la imagen como referencia, mide el contexto y genera un pie de foto adecuado.

Todo esto es lo que promenten los de Google; luego, ya veremos si no acaba dando el latazo con preguntas mecanizadas que lo convierten en un tostón; la idea es buena pero habrá que esperar a ver cómo ha sido la implementación.

Ellos insisten en que Bard funciona de forma parecida a ChatGPT, produciendo respuestas similares a las humanas en lenguaje natural. Además, su integración con Google Search garantiza actualizaciones en tiempo real, reflejando acontecimientos actuales más allá de su entrenamiento con datos archivados.

Por ahora esta integración de Bard con el asistente de Google todavía no está disponible aunque desde la compañía anuncian que ya lo están desplegando en algunos servidores de pruebas y pronto lo ofrecerán como opción para desarrolladores. Seguramente todavía tardaremos varios meses en poder probar esta función en nuestros móviles pero a mí se me ocurre pensar que, como tarden muchos meses, a lo mejor para entonces ChatGPT ya estará dos pasos más allá, que a la velocidad que va, ya me espero cualquier cosa.

Y todo esto, claro, contando con que a los de Google no se les hinchen las narices y decidan cerrar la aplicación Google Assistant, que cosas más fuertes han hecho siempre con la excusa de mejorar la experiencia del usuario y de aplicaciones más gordas está lleno el cementerio de Google.

Últimos posts

4 COMENTARIOS

  1. He estado yo también probando el Google Bard y la verdad es que funciona regular. Está a bastante distancia del nivel de conversación de ChatGPT.

    Google se ha quedado dormido en lo de la inteligencia artificial porque estaba muy ocupado exprimiendo a sus anunciantes para presentar unos resultados trimestrales esplendorosos que animasen a sus accionistas. Mientras, OpenAI ha sacado un producto espectacular y que está camino de convertirse en el estándar en lo que a inteligencia artificial conversacional se refiere.

    Lo mismo que cuando se busca en internet irremisiblemente se acaba cayendo en el buscador de Google, parece que en lo que a inteligencia artificial se refiere la marca principal va a ser ChatGPT en cuanto a texto y Dall-E en cuanto a imágenes. Por ahora son las mejores y aunque hay otro montón de ofertas, no hay ninguna que les haga sombra.

    Todo esto, claro, teniendo en cuenta que esto de la inteligencia artificial va a una velocidad que igual todo lo que estamos hablando dentro de un año parece algo tan antiguo y desfasado que habrá que haya que reescribirlo de nuevo.

    Voy a preguntarle a ChatGPT a ver qué previsiones a un año tiene y luego si acaso vengo aquí y os lo cuento.

  2. Es que Google por muy moderna que parezca, ya es una multinacional más y funciona con todas las inercias que tienen las megacompañías de su tamaño.

    Google lo único que hizo bien fue crear AdWords, que es de lo que vive. Todo lo demás son cosas que le cuestan dinero pero que las necesita para conseguir los datos de la gente y hacer perfiles para los anunciantes.

    Por eso lo de contarle tu vida a Bard es un peligro. Cualquier cosa que le digas, lo que le pidas se sumará al perfil que Google está haciendo de ti para buscar anunciantes, así que tú sabrás si lo usas y en qué lo usas.

  3. Esta mañana he estado trasteando un rato con Bard intentando que me hiciera un pequeño programa y la verdad es que me ha parecido bastante más torpe que ChatGPT.

    Eso sí, los dos son políticamente correctos hasta dar asco: cuando le he dicho a Bard que me iba a ChatGPT porque parecía más listo que él, se ha disculpado lamentando no haber estado a la altura y me ha deseado buena suerte para que ChatGPT pudiera atender a mis consultas, como así ha sido.

    No hay quien los aguante de lo bien educado que están los robots esos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario