6.6 C
Granada
lunes, 4 marzo 2024

¿Dónde está triunfando ChatGPT?

Ciencia y tecnología¿Dónde está triunfando ChatGPT?

Desde que el año pasado OpenAI decidiera lanzar al público ChatGPT, llevamos casi dos años en los que los medios de comunicación no paran de dar noticias sobre nuevas funciones o logros increíbles de los sistemas de inteligencia artificial.
A la hora de la verdad estos sistemas de inteligencia artificial principalmente llegan al público a través de dos formatos: a través de los modelos de lenguaje como ChatGPT y a través de los modelos de creación de imágenes como Dall-E (que es el que ha creado la imagen que ilustra este artículo).

Pero, claro, hay que preguntarse de dónde sale el dinero que está financiando toda esta explosión de la inteligencia artificial y si todo este movimiento se está convirtiendo en ingresos. Vayamos por partes.

En cuanto a los ingresos, la verdad es que la inteligencia artificial es una tecnología emergente y ahora mismo las compañías están más preocupadas en ganar una posición dentro del mercado que en monetizar sus productos. Es algo que hemos visto una y cien veces y todos sabemos ya cómo funciona esto. Acuérdate de que Facebook al principio era muy chupiguay y apenas había publicidad y todo era muy divertido porque en de lo que estaban preocupados era de que nadie les quitase el hueco como red social predominante en el en el mundo y una vez que consiguieron convertirse en la red social por excelencia fue cuando pasaron a la fase de la monetización en la que ahora están empeñados y que hacen que navegar por Facebook sea un auténtico coñazo.

Pues en el campo de la inteligencia artificial está pasando lo mismo y ahora todas las empresas intentan sacar productos y versiones de modelos de lenguaje o de generación de imágenes o capaces de trabajar sobre Excel o de hacer filigranas inimaginables, pero sus resultados económicos son bastante escasos, por no decir decepcionantes y se están financiando a base de las aportaciones de los capitalistas que esperan que esas empresas triunfen en un futuro más o menos próximo (o sean compradas por otra empresa más grande) y así recuperar la inversión.

En el caso de ChatGPT, es algo distinto por dos razones. La primera es que ha conseguido ya colocarse como el modelo de lenguaje por excelencia y cuando todo el mundo (o casi todo el mundo) piensa en un modelo de lenguaje, un LLM (Large Languaje Model), la mente se nos va a ChatGPT igual que cuando pensamos en un refresco de cola nos vamos a la Coca-Cola y por eso ya empezó el año pasado con la monetización de su versión más adelantada que es la 4.0, dejando abierta al público la 3.5. Por ese servicio cobra 25$ mensuales que yo pago gustoso porque me ayuda mucho con la creación de contenidos y su éxito ha llegado a tal punto que durante un tiempo han tenido cerradas las nuevas suscripciones porque no daban abasto para atender al servicio. No sé si ahora ya estará abierta otra vez la posibilidad de suscribirse pero eso te da idea de que el negocio en principio parece que funciona.

ChatGPT va viento en popa, en segundo lugar, porque parece que ha sido muy abierto (igual que lo era Twitter al principio, permitiendo el acceso a la plataforma mediante apps de terceros) a la hora de de ofrecer una API, una herramienta de acceso estandarizada, que ha permitido a otras muchas empresas desarrollar una cantidad enorme de servicios y de plugins que actúan sobre el modelo de lenguaje. Aunque también pagué 20$ y dejé registrada mi tarjeta de crédito para usar esta opción, la verdad es que no la uso porque requiere conocimientos de programación que yo no tengo y es bastante engorroso tener que estar pidiéndole a ChatGPT que me haga la programación para usarlo vía API, así que lo uso a través de la interfaz web o a través de la app del móvil que es mucho más sencilla.

El triunfo de ChatGPT en este campo está sobre todo en plataformas de chatbots para empresas: las compañías presentan en su página web un servicio de atención al cliente que en realidad está siendo atendido por ChatGPT después de un proceso de entrenamiento en los productos y servicios que presta la empresa. También se usa mucho para la generación de contenido escrito en medios de comunicación y en tiendas online; ya no es necesario ir producto por producto escribiendo la descripción y cantando las ventajas de cada producto o servicio que tenemos a la venta sino que la inteligencia artificial se encarga de de todo este tipo de trabajos pesados a partir de unas instrucciones bastante simples de los usuarios.

Otro campo que donde echar GPT se ha revelado bastante útil y en el que está consiguiendo bastantes resultados es en el de la ciberseguridad porque ha resultado ser una magnífica herramienta para detectar las vulnerabilidades del software y de abordar todos los retos de ciberseguridad. Incluso es capaz de proponer respuestas a amenazas de las que los programadores todavía ni tenían constancia ni tenían respuesta.

A mediados de este año conoceremos los primeros resultados financieros de open Eye posteriores a la explosión de la inteligencia artificial y es de suponer que las cuentas estarán saneadas pero si no lo estuvieran, tener a los inversores que tiene detrás, empezando por Microsoft, y garantiza que el proyecto va a seguir adelante contra viento y marea. Las previsiones de ingresos del plan de negocio establecía un máximo de doscientos millones de dólares para 2023 pero todo parece apuntar que esa cantidad se ha debido multiplicar varias veces. En su momento lo sabremos.

La capacidad de de ChatGPT, desde luego están fuera de toda duda y para que veas he hecho ahora mismo la prueba y le he pedido que me haga un chiste con una guitarra, una vaca y un fontanero y esto es lo que la máquina me ha contado:

Un fontanero acude a una granja a reparar una fuga de agua y mientras se dirige a toda prisa a la cañería que estaba inundando la granja descubre una vaca tocando la guitarra. Asombrado por el descubrimiento le pregunta al granjero que desde cuándo la vaca toca la guitarra y, con toda naturalidad, el granjero le responde «Nada… nada… está aprendiendo a tocar la guitarra para salir de la depresión porque descubrió que no podía cantar».

No es el mejor de los chistes, pero tiene su cosilla. Este chat GPT parece listo y va a llegar lejos.

Por cierto, a mí me está ayudando a hacer canciones en inglés y es una aportación bastante útil.

Últimos posts

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos más vistos

Horóscopo diario
Menú diario